Cartas de lectores

Siniestralidad imperante

Me salvó agitando su brazo el conductor de un camión que rodaba delante de mí por el carril derecho

Sí, imperante mortalidad en las carreteras del país, a la que coadyuva una mala práctica de seguridad vial en la construcción, mantenimiento y mejoramiento de las vías, que sí tienen un importante rubro asignado para advertir a los conductores de las obras en ejecución. Circulando en la vía E-40, dirección Santa Elena-Guayaquil, el 29.04.2021, a las 09:15, a 92 km/h por el carril izquierdo, en el sector de Chivería, al llegar a una curva cerrada ascendente y descendente estuve a punto de estrellarme contra una barrera colocada perpendicular y transversalmente, justo en el punto central de su deflexión, cerrando totalmente el carril. Así, abruptamente aparece este panel rígido de advertencia de obras y equipo caminero en funciones. Un poco más adelante, de pie sobre el parterre, estaba un vigilante de tránsito. (¿?) Las normas en materia de seguridad vial establecen el posicionamiento gradual de la señalética de las advertencias en los países civilizados, 1.000 m con anterioridad al inicio de la zona de trabajo, y según la magnitud de las obras o percances suscitados, a intervalos aun a mayores distancias, incluso con pantallas electrónicas y luces intermitentes. Me salvó agitando su brazo el conductor de un camión que rodaba delante de mí por el carril derecho. Gracias señor conductor del camión, por Ud. hoy no estamos mi esposa y yo en el hospital o en la morgue.

Arq. Felipe X. Huerta Llona MSc.