Regale mucho amor

  Cartas de lectores

Regale mucho amor

Tome la decisión de mejorar sus relaciones y que la paz y la armonía reinen en el hogar.

Muchas veces resulta difícil escoger el regalo perfecto para la pareja, se piensa en muchas alternativas, pero se deja a un lado la más importante: el amor. En estas fiestas de espiritualidad regale promesas que pueda cumplir, un poco más de dulzura. Cuando faltan pocos días para conmemorar el nacimiento del hijo de Dios, el mejor regalo que se ha dado a la humanidad pues encierra amor, esperanza, ilusiones, promesas nobles y cambios positivos, ¿usted ya ha pensado en el obsequio para su persona amada? Quizá ya lo tenga listo, pero... El Niño Jesús fue entregado como símbolo de amor, afecto a los seres humanos y ese debería ser el eje y único factor que sobresalga en Navidad. Está bien si quiere y puede hacer regalos de otro tipo, pero en sentido secundario. El obsequio principal que deberá hacer a la pareja, hijos y a otros familiares es de tipo emotivo, partiendo de la premisa: amor, afecto e ilusión. La dulzura no es una ridiculez cuando se quiere ser nuevamente cariñoso luego de muchos años de vivir en rigidez y reír poco. Mantener vivo el interés ayuda a la unión de la pareja y a descubrir que siguen enamorados. Erróneamente se ha intentado simbolizar en la actualidad la afectividad en cosas materiales. Un artículo jamás va a sustituir una muestra de cariño. Tome la decisión de mejorar sus relaciones y que la paz y la armonía reinen en el hogar.

Dr. Marcelo Lazo Salazar