Cartas de lectores

“El poder del pueblo”

Soy ecuatoriana y con mi esposo tenemos un departamento en Punta Blanca. Durante años hemos disfrutado de una playa amplia y limpia, con pocas carpas que se colocaban a la llegada de las familias, propietarias o que alquilan los departamentos, para vacacionar. Lamentablemente en los últimos 7 años, este hermoso lugar se ha ido llenando de nuevas viviendas y el flujo de turistas, por lo que los vendedores ambulantes, que están registrados en un sindicato local, ahora instalan sus negocios ya sea alquilando carpas, sillas, o ventas de cualquier otro producto. 

Esta situación, se ha desbordado, pues al haber más viviendas, todos quieren instalar sus carpas y los vendedores se apropian de espacios al pie de los edificios exigiendo se respeten sus derechos a tener su negocio. Y se ha creado un absurdo impuesto sobre el uso de la playa… que lo cobra el Municipio de Sta. Elena (pero esto le corresponde a la Marina). ¿Quién tiene el poder de decidir? ¿El propietario de una vivienda que paga impuestos por tener una propiedad ahí? ¿O acaso el vendedor que lucra de esa actividad? Desconozco la ley respecto a esto. En Punta Blanca hemos debido pagarle al municipio de Santa Elena un valor correspondiente al alquiler de 20 carpas por año. ¿En qué se destina este dinero?, pues llevamos un mes y medio con montañas de algas marinas, y no hemos visto a ningún personal del municipio resolviendo este problema.

Lorena Cedeño de Crespo