Cartas de lectores

Propuestas ante los graves problemas nacionales

"El verdadero impulso de la economía no viene de medidas propuestas por una élite"

Cartas de lectores
Cartas de lectores

La respuesta más coherente para solucionar los graves problemas nacionales, como reactivación de la economía, generación de exportaciones, incrementar el flujo de divisas, incorporar componentes tecnológicos y de innovación en la producción y fomentar la generación de empleo, se basa más en una política en la cual no veremos resultados inmediatos. El verdadero impulso de la economía no viene de medidas propuestas por una élite. En nuestro país, e incluso en nuestra ciudad, en las protestas de octubre de 2019, en la marcha convocada por la alcaldesa de Guayaquil, salió a relucir la realidad de nuestro sistema social. Las soluciones se dan en pequeña escala porque al final es donde más repercuten. Fomentemos y celebremos, con nuestras palabras y dinero el emprendimiento ecuatoriano. Admiramos artistas extranjeros y pagamos miles de dólares para que vengan, y a nuestro propio producto no lo conocemos ni lo celebramos como es debido. Antes de crecer como podemos y merecemos, debemos creer que así debe ser, y para esto hace falta educación y patriotismo. Por los 200 años de la Independencia de Guayaquil propongo que como ciudadanos nos enorgullezcamos de nuestra tierra y de lo que puede ofrecer; reconocer nuestras capacidades y darnos cuenta de que el país se encuentra en su estado actual no solo por malos gobiernos, sino por malos ciudadanos que no cumplen su parte del contrato social. Las propuestas para el logro de una sociedad sin violencia deben orientarse a un cambio de las relaciones humanas y estatales, una justicia pronta y cumplida, el impulso de programas de reinserción social para personas en conflicto con la ley penal. La actuación del Estado en el ejercicio de su poder punitivo no puede ser arbitraria ni atentatoria a los DD. HH. sino adecuada al marco normativo y al estado democrático de derecho. Adolescentes y adultos deben ser actores claves para construir una cultura de paz y sin violencia, respetando las reglas de convivencia.

Andrea Calderón, Eduardo Vite, Paola Martínez y Nicole Barrionuevo