Cartas de lectores

El país más corrupto

La Fiscalía tiene que pelear contra propios y ajenos por las insólitas trabas que los abogados defensores de los ‘presuntos’ ladrones...

Sin duda es Venezuela, pero nosotros hacemos méritos para alcanzarlo. Día a día nos esforzamos y descubrimos nuevos pillos que son ‘perdonados’ en Ecuador pero sentenciados en los EE. UU. ante nuestra vergonzosa inutilidad. Walter Solís y Jamil Massuh, asesores y hombres de confianza de María de los Ángeles Duarte, que vive feliz en su casa, tendrán que huir de la Interpol que los busca por ladrones en 192 países. Pero no se crea que el bullado Arroz Verde, ahora Sobornos 1012-2016 es el más grave; el monto de sus robos es una puchuela al lado de los contratos de petróleo con los chinos, delitos relegados intencionalmente para que la gente se ‘entretenga’ con el arroz. 

El peligro de quiebra del IESS por la inconstitucional decisión de Correa de privarlo del 40 % de las pensiones, traerá la inevitable búsqueda de los exdirectores pícaros que lo consintieron y el examen a los irresponsables legisladores que votaron a favor del criminal despojo al instituto. 

La Fiscalía tiene que pelear contra propios y ajenos por las insólitas trabas que los abogados defensores de los ‘presuntos’ ladrones ejecutan para que sus clientes resulten inocentes.

¿Qué hace el Consejo de la Judicatura?, ¿no es el que controla y castiga a los jueces pícaros? Si no fuera por Venezuela, hace tiempo habríamos alcanzado el codiciado trofeo.

Dr. Carlos Mosquera Benalcázar