Nueva responsabilidad para Lasso

  Cartas de lectores

Nueva responsabilidad para Lasso

La democracia ha triunfado con el nuevo presidente de la República. Ahora lo importante es iniciar un verdadero proceso de reconciliación entre ecuatorianos y enderezar la economía, que deja el gobierno saliente, en crisis severa, con el sistema de salud atravesando momentos duros por la plaga que azota al mundo. Este nuevo gobierno tiene la oportunidad histórica, cívica y moral de sacar adelante a Ecuador y por ello es necesario lograr un acuerdo nacional de cooperación. Viene el tiempo de prepararse para cumplir, desde el primer día, la palabra empeñada durante la campaña. Necesita poner la casa en orden, acabar con esa estructura de poder incrustada por más de una década en varias instituciones estratégicas del Estado. 

En esa época fuimos el país más corrupto y esa imagen y otras vergüenzas deben borrase. La seguridad es otro tema que preocupa a todos, por lo que se piden leyes justas y cambios urgentes en el Código Orgánico Integral Penal. Estamos invadidos de droga, consumo, venta, tabla para envenenar a jóvenes y adultos. El trabajo y el empleo, algo tan valioso para la economía del pueblo trabajador y del sector productivo privado debe ser garantizado y respetado. 

Estos son algunos parámetros sobre los que Lasso tiene que demostrar que todo lo prometido no fue solo estrategia de campaña. El desafío de gobernabilidad no es solo para el presidente electo y su equipo de trabajo, al que deberá integrarse gente de probada eficiencia; lo es también para los asambleístas, que tienen la noble misión de proporcionar mejores días a los ecuatorianos. 

La parte complicada para el presidente la tendrá cuando tenga que enviar sus proyectos de ley, pues no tiene mayoría y tendrá que lidiar con diversas estructuras políticas para lograr sus objetivos. Ahí se pueden dar las componendas y amarres de los inmorales. 

El deseo de cambiar el rumbo quedó claro con el resultado de los mandantes -el pueblo- a través del voto. No tengo más que desearle éxitos y paz al nuevo presidente. Comienza ahora la nueva etapa: hacer salir adelante a mi país.

Lic. Robespierre Rivas R.