Cartas de lectores

Los niños y su educación

¡Qué obra más bonita, llena de misericordia para esos niños!

Aprovecho este medio en que Uds. tratan sobre las imposibilidades que tienen los niños de estudiar, lo cual da muchísima pena. Si pasan al año siguiente, será con muchas falencias. Yo creo que todas las personas que leen este artículo y que tienen empleadas domésticas y oficinas pequeñas pueden permitir que los trabajadores lleven a los pequeños a la casa de sus jefes para que puedan tener así un internet claro y tener a su lado a su mamá o papá. Estamos en una época de ayuda mutua. ¡Qué bello gesto de sacrificio de esos jefes o compañeros de trabajo, que los ayuden! Haz al prójimo lo que tú quisieras para tus hijos. ¡Qué obra más bonita, llena de misericordia para esos niños!

Lupe de Manrique