Metrovía

  Cartas de lectores

Metrovía

Pasadas estas dos estaciones el tránsito fluye. Además están viejas, despintadas y oxidadas sus rejas y puertas

Meses atrás tuve a bien enviar una inquietud que como ciudadano tenía sobre la Metrovía a fin de que el equipo de investigación del diario haga un estudio real y efectivo sobre este medio de transporte. En esta ocasión reitero mi pedido porque las autoridades municipales y los ciudadanos sabemos del interés que tienen ustedes hacia los problemas de la comunidad y sobre todo porque el GAD de Guayaquil pone mucha atención a sus reportajes. Mi preocupación radica en la cantidad de unidades que en la actualidad están en funcionamiento. Cada día observo un menor número, siendo los alimentadores los que más funcionan. Tal vez los propietarios de los vehículos hayan visto que el servicio no es rentable por el alto costo de las llantas y repuestos y han perdido interés en renovar las unidades. El ramal que comienza en Batallón del Suburbio, donde hay una terminal totalmente terminada, nunca funcionó pese a que se la terminó de construir hace unos tres años. Las estaciones que se construyeron hace más de un año, que quedan entre otras en García Avilés y Vélez, García Avilés y Colón, Malecón, y Urdaneta no están en uso. Ahí solo hay guardias resguardando las instalaciones. En la av. Tanca Marengo hay dos estaciones: Aviación Civil Este y Oeste; nunca tienen pasajeros y obstaculizan el tránsito, produciendo un estancamiento terrible a partir de las 16h00. Pasadas estas dos estaciones el tránsito fluye. Además están viejas, despintadas y oxidadas sus rejas y puertas.

Ab. Rodrigo Herrera Cañar