Cartas de lectores

Loable y humanitaria labor de las Damas
del Cuerpo Consular

Por avatares de la vida tuve que renunciar al seguro médico particular, pues al solicitar sus servicios primero alegaron que mi enfermedad era catastrófica y no reconocieron ningún valor, y luego, que el pago de la planilla debía hacerse hasta el 2° día del mes y por tanto no tenía derecho al seguro, pese a tener 20 años de afiliación. Casi duplicaron el valor mensual de la tarifa sin comunicarnos, me pareció un atropello y falta de ética. Da la impresión de que ya no quieren atender a personas de 3° edad y tratan de salir de ellas. Ante esto recurrí al IESS, pero los médicos especialistas tenían el cupo lleno, debía esperar casi seis meses para una consulta. Entonces acudí al Centro Médico Sur, de la Fundación Damas del H. Cuerpo Consular y allí encontré la panacea. La atención del personal de todas las áreas es excelente, organizada y ágil; poseen equipos médicos ultramodernos y los precios por consulta e intervención son asequibles a todo bolsillo. En dos semanas me han dado diagnóstico y tratamiento. Ojalá todas las instituciones públicas y privadas funcionaran con la misma responsabilidad que tiene este organismo sin fines de lucro. Aquí encontré mística de servicio y un ambiente agradable y seguro. Asimismo los otros centros de salud que regentan en Mapasingue y Durán; y son dirigidos por personas de exquisita cultura. Un ejemplo a seguir.

Myrna Jurado de Cobo