Cartas de lectores

El legado de los próceres del 9 de Octubre de 1820

Debemos elegir a candidatos honrados, conocedores de la realidad nacional, con proyectos factibles, y así cumplir con la aspiración de quienes nos dieron patria y libertad.

Todos los años celebramos nuestra independencia, el 9 de Octubre de 1820, con discursos, arreglos florales que depositan autoridades en la Columna de los Próceres. El 2019 sin el azote de la pandemia hubo bailes populares, desfiles de estudiantes y militares, inauguraciones de obras públicas. Sin embargo, nuestros héroes José Joaquín de Olmedo, León de Febres Cordero, José de Villamil, Luis de Urdaneta, Miguel de Letamendi, Manuel de J. Fajardo… no desearon solo celebraciones, sino que reflexionemos acerca de este manifiesto liberal: “Conciudadanos, concurramos todos al bien, libertad y tranquilidad de la patria; que se sofoquen las pasiones particulares y salvar a la patria sea la única pasión de los verdaderos patriotas”, que consta en el Prospecto, la primera publicación de nuestra imprenta. Nuestro primer periódico, El Patriota de Guayaquil, salió a la luz después, el 26 de mayo de 1821. Nuestros héroes soñaron con una patria grande, sin desempleo, pobreza, delincuencia, corrupción de funcionarios públicos, pasiones políticas que han llevado al insulto y peleas entre ciudadanos. Soñaron con buenos gobiernos para el bienestar de los ecuatorianos. Debemos elegir a candidatos honrados, conocedores de la realidad nacional, con proyectos factibles, y así cumplir con la aspiración de quienes nos dieron patria y libertad.

Lic. César Burgos Flor