Injusta donación de agua dulce a otras provincias

  Cartas de lectores

Injusta donación de agua dulce a otras provincias

Un funcionario ha expresado la donación de agua dulce a Manabí y Santa Elena desde la represa Daule-Peripa, perteneciente a Guayas, por la falta de lluvias. Manabí se apoderó maliciosamente de nuestra represa La Manga del Cura, que por historia y derecho territorial perteneció a Guayas. Ahora los usurpadores de tierras ruegan irónicamente ayuda a los usurpados. Santa Elena, otro depredador de nuestras tierras, clama ayuda desesperada a quienes arrebataron astutamente un tercio del Guayas y con la venia de Correa, un supuesto guayasense.

Donar significa que se entrega gratuitamente. ¿Se merecen estas provincias esta donación? Seguramente el agua dulce que se les regale reducirá la elevada desnutrición y sed que viven en dichas tierras. No existe mutualidad o reciprocidad de ayuda ni de Manabí, ni Santa Elena hacia Guayas debido a su nivel constante de pobreza, sin embargo tienen el descaro de clamar ayuda a sus vecinos, peor si sufren terremotos o maremotos. Diariamente cruzan los límites territoriales hacia Guayas para vender sus productos o recibir atención médica en nuestra atiborrada Guayaquil y regresan contentos por la provechosa y gratuita ayuda recibida, inexistente en sus provincias. Definitivamente, no merecen la donación de agua dulce, peor nuestra manifestación de solidaridad, ni como hermanos ni como ecuatorianos debido a su malicioso proceder y envidia contra Guayas.

Arturo Torres