Cartas de lectores

Guayaquil al natural

El art. 264 de la Constitución establece las competencias exclusivas de los GAD municipales: planificar el desarrollo cantonal y formular planes de ordenamiento territorial; planificar, construir y mantener la vialidad urbana; crear, modificar o suprimir mediante ordenanzas, tasas o contribuciones especiales de mejoras; y planificar, construir y mantener la infraestructura física y equipamientos de salud y educación, así como los espacios públicos destinados al desarrollo social, cultural y deportivo.

Todo gobierno requiere planificación con su estudio correspondiente para lograr sus objetivos de desarrollo sustentable y sostenible, dando paso a través de sus administradores y equipo técnico-jurídico a la realización de un Plan Maestro Urbano que marque las directrices presentes y futuras del desarrollo económico, social, territorial y comercial que requiere todo espacio territorial que busque bienestar y seguridad, definiendo los lineamientos urbanísticos acorde a la realidad objetiva de cada provincia, cantón o parroquia. El aumento de áreas verdes causa un efecto psicosocial de paz y armonía, mejora el ornato, reduce considerablemente el efecto invernadero y la temperatura ambiental, logrando que el ciudadano se desplace con optimismo porque su salud física y mental mejorará con el tiempo por la pureza del entorno y del aire.

La emergencia mundial que atravesamos nos ha dado lecciones de sobrevivencia, como la creación de jardines comunitarios o huertos familiares para obtener alimentos frescos y orgánicos. Localmente, continuar con el rescate del estero Salado; que la ciudadanía se empodere y con el Ministerio del Ambiente, Gobierno Provincial del Guayas y el Municipio de Guayaquil utilice planes de remediación ambiental, mantenga los márgenes del delta descontaminados e inicie un proyecto de siembra masiva de manglar y otras especies nativas que ayuden a conservar la biodiversidad.

Ab. Fabián Arteaga Espinel