Cartas de lectores

Un gestor del Policentro y del desarrollo

Con motivo de la recordación de los cuarenta años de la apertura del Policentro se celebraron varios actos conmemorativos de tan importante acontecimiento. En efecto, su inauguración constituyó un hito en la historia de Guayaquil, ciudad tradicionalmente mercantil, cuya vocación había impuesto el desarrollo de tal actividad en el centro de la ciudad, a partir de la calle Del Comercio, hoy Pichincha.

La novedad del Policentro fue que concentró el comercio en un lugar más cómodo, con aire acondicionado para atemperar los efectos del calor y las lluvias, y con distracciones como cines, pistas de patinaje, cafeterías, etc., a más de la presencia de grandes anclas como De Prati, Casa Tosi y Supermaxi, e instalaciones con muchas especialidades, como bancos, jugueterías, farmacias, etc., algunos de los cuales todavía subsisten, y amplias y seguras zonas de parqueo.

Uno de los gestores de este cambio trascendental en el comercio de la ciudad fue mi padre, don Fabio Foghini, quien no solo participó en su construcción sino en la implementación del funcionamiento del centro comercial en sus primeros años, con la acogida que aún conserva.

El éxito de tal solución comercial fue posteriormente replicado en la ciudad en el Unicentro, el Albán Borja, los Riocentros y otros.

Estas notas solo persiguen recordar la memoria de mi padre, para orgullo de sus descendientes y del desarrollo comercial de nuestra querida ciudad.

Francesca Foghini Fiumi