Cartas de lectores

No exploten la seguridad jurídica

Para que continúe el desarrollo de los sectores productivos que son los que dan trabajo y estabilidad a la mayoría de ecuatorianos, es indispensable que primen las garantías necesarias frente a los intereses de grupos particulares.

Si un negocio realiza sus actividades de manera lícita y responsable, cumpliendo lo que la legislación ordena, ¿por qué insistir en colocar trabas y limitantes?

Irónicamente los sectores que sostienen la economía nacional, como el petróleo, minería y pesca, han sido los más golpeados por estas zancadillas al crecimiento, al esfuerzo, a la dedicación y a la lucha de años, porque nada se construye de un día para otro.

Se debe entender que la cadena productiva es un engranaje y que desde las piedras se construyen los imperios, por lo tanto, nadie podrá coartar los derechos del obrero, del emprendedor y tampoco del empresario.

En el caso minero nacional, se necesita varios proveedores de transporte, ambientales, de voladuras y explosivos, de maquinarias, de alimentación, de salud, etc., y todos están en la obligación de brindar servicios y garantías necesarias si quieren estar calificados para este próspero sector. Ni el Estado, ni los militares, ni gremios, ni colectivos, pueden pretender monopolizar y abastecer exclusivamente cualquier actividad, deslegitimando una sana competencia, el derecho al trabajo y el derecho a la libertad de empresa.

Es necesario hacer público un llamamiento a las autoridades para que no exploten la seguridad jurídica, ya que todos estamos moviendo el engranaje para sacar adelante el país.

Quienes cumplimos la ley decimos NO a los obstáculos que muchas veces desde arriba se quieren imponer a las empresas formales y decimos sí a controlar toda ilegalidad.

Marco Palacios Sotomayor