Opinión

Es la misma agua

"No se pone en duda que los puntos de desfogue de aguas servidas y de captación del agua a ser potabilizada estén a mucha distancia unos de otros".

Mal puede celebrar Guayaquil el Bicentenario de su Independencia con monumentos u obras culturales o materiales de gran envergadura, si no se han cubierto primero las necesidades básicas de la población. La salud de sus habitantes es primordial y hoy está siendo seriamente amenazada por un problema latente, aún sin solución: se sigue incumpliendo la Norma de Calidad Ambiental y de Descarga de Efluentes, pues se supera ampliamente el índice de concentración de contaminantes permitidos y estos continúan acumulándose en los ríos donde se vierten.

No se pone en duda que los puntos de desfogue de aguas servidas y de captación del agua que se extrae para ser potabilizada estén a mucha distancia los unos de los otros, pero la fuente y el receptorio de ambas es el mismo río Guayas. Y los niveles de contaminación que evidencian los estudios del Banco Mundial en las aguas residuales son alarmantes. Es función de la Municipalidad de la ciudad “regular, prevenir y controlar la contaminación ambiental en el territorio cantonal de manera articulada con las políticas ambientales nacionales” por lo que dar solución inmediata a este problema debe ser una prioridad para la Alcaldía, como retribución natural al pago de impuestos que periódicamente hace la ciudadanía.