Yaku Pérez: “No llevo resentimientos”

  Ocio

Yaku Pérez: “No llevo resentimientos”

EXPRESIONES compartió una mañana distendida con el exprefecto del Azuay, quien aspira a ocupar el sillón de Carondelet.

Valentina Encalada
Yaku afirma ser un hombre que siempre sonríe hasta en la adversidad.Valentina Encalada

Dirigente indígena, amante de la naturaleza y doctor en Derecho. Él es Yaku Pérez, exprefecto del Azuay y ahora candidato a la presidencia de la República, quien durante su paso por Guayaquil respondió a El Cuestionario de EXPRESIONES.

¿Qué tal lo trata el Puerto Principal?

Lindo, el calor geográfico y el de la población de la ciudad son impresionantes.

Su nombre de pila es Carlos Arnulfo Pérez Guartambel. ¿Por qué se cambió a Yaku algo tarde?

Un poquito tarde, porque consulté a mi familia y nadie quería que me cambie, así como el pelo que me lo dejara crecer. Tomé la decisión para liberarme del racismo poniéndole a nuestros hijos los nombres coloniales y luego traté de reconocer a mis ancestros, mi pasado milenario y finalmente por algo que he venido luchando siempre, el agua. Un 9 de agosto de 2017 lo cambié, el Día Internacional de los Movimientos Indígenas.

¿Agua del monte?

Agua del monte, agua de la selva.

Es cierto que usted no cree que del polvo venimos... sino del agua.

La especie humana viene del agua. Yo me cambié de nombre porque nací en un equinoccio de invierno, en carnaval y un carnaval sin agua no es carnaval.

¿Y su vida es una fiesta?

Siempre, hasta cuando hay mal tiempo, carita feliz.

Es cierto, siempre sonríe.

Hay que esconder las arrugas y disfrutar de la vida (risas).

¿De todos los candidatos que participaron el debate, con quién le gustaría un encuentro cara a cara?

Pregunta difícil. Me he reunido varias veces con Paúl Carrasco, pero podría ser con el cantautor Juan Fernando Velasco, se pudiera hacer una mejor tertulia. Yo tengo el saxofón y podría haber un encuentro interesante.

¿Y de todos sus contrincantes quién merece ser sometido a la justicia indígena?

Uno por haber cometido el feriado bancario y el otro por haber sido secuaz del que sabemos está en Bélgica.

¿Y a usted quién lo castigó?

Ya tuve hace poco un castigo divino (risas). La vida para mí es un espejo, uno recibe lo que da. Si yo me porto mal con alguien recibiré el doble por mi mal comportamiento. O lo que dice la Biblia, ‘cada uno cosecha lo que siembra’.

Dice que protege al agua y a la naturaleza. ¿Y a usted quién lo protege?

La Pacha Mama, el cosmos, la naturaleza, por eso el principio de la reciprocidad.

¿Ha sentido reciprocidad recorriendo el país?

Desde que fui niño la he sentido, usé mi conciencia y racionalidad. Recuerdo que estaba en una hacienda escuchando ‘carajeadas’ del dueño, pero no llevo resentimientos, todo lo contrario, aprendí a valorar la vida y el trabajo. Estando ahí junto a las vacas, los cuyes, los chanchitos y los borreguitos se desarrolla la sensibilidad.

Entonces usted es amante de los borregos.

Totalmente. No hay que compararlos con otros (risas) porque los borreguitos son tan tiernos y lindos, igual sucede con los perritos, son tan leales y fieles.

¿Qué recuerdos tiene de Verónica, la madre de sus hijas?

Los mejores, me enseñó la ternura y la sensibilidad. Un cáncer se la llevó hace ocho años; cuando fui a la cárcel, ella tomó mi lugar con mayor pasión y emoción. Sacaba lágrimas en otros. Verónica está en el cielo y me dejó dos regalos preciosos.

Pero el amor le volvió a sonreír con Manuela (Picq)...

Ahí nomás podemos ver que la Pacha Mama es tan grande y linda.

¿Y ella le acolita en todo hasta en TikTok?

Llenó un vacío que me parecía que nunca se iba a llenar. Ella no solo inspira ternura, sino también irreverencia, ha sido mi compañera de tristezas y alegrías. Hemos vivido momentos duros.

Manuela Picq y Yaku Pérez
Manuela ha sido su compañera de lucha.Cortesía

¿Qué desecha de su vida?

Las tristezas. He llorado muchas veces.

¿Cuándo fue la última?

Hace cinco meses con una de mis hijas. He llorado junto a Manuela, con mi mamá. Soy muy sensible y quiero controlar eso.

¿Y qué le dicen los monos de Guayaquil?

Dicen que Guayaquil no me apoya y es todo lo contrario. Ya veremos el 7 de febrero, las encuestas tendrán que esconderse por la vergüenza. Las cifras son contrarias a lo que se piensa. El apoyo es gigante y entre Cuenca y Guayaquil hay mucha conexión geográfica y gente cuencana migró a esta ciudad. Además están los lazos comerciales.

Si usted fuera una artesanía, ¿qué elementos la compondrían?

Una vez mi padre me preguntó, estando en lo alto del Cajas, si prefería el agua o el oro. Probó mi inteligencia. Escogí el agua, vale tanto que no tiene precio. Así que me quedo con el agua y, luego pues, vienen tantas maravillas.

¿Hablando del Cajas, alguna vez vio a la Virgen?

El Cajas mismo es una virgen, hay que tocarla con especial cuidado. De por sí es una diosa.

¿Ha hecho viajes astrales con ayahuasca?

No con ayahuasca, pero sí he estado en varias limpias con hermanos de la Amazonia y de Otavalo.

Si no llega a ser presidente...

Si es por mi bien, volvería a la chacra, a tocar el saxofón, regresaría a escribir y leer, a las cortes de Justicia y estar con mi familia disfrutando de la vida sencilla, a lo Horacio.

Yaku Pérez
Yaku toca el saxofón y no descarta un encuentro musical con Juan Fernando VelascoValentina Encalada

PING PONG

¿Comería un cuy con Lenín Moreno?

No. Con tanto desastre que nos deja, paso.

¿Una chicha con Rafael Correa?

No le guardo rencor, pero mejor no. El agua debe fluir.

¿Un TikTok con Andrés Arauz?

No. Tendría que esconder mi celular.

¿Un hornado con Guillermo Lasso?

No, porque me va a caer mal estando lindo el día.

¿Volvería a la cárcel por...?

Por el agua.

¿Ha hecho viajes astrales con ayahuasca?

No con ayahuasca, pero sí he estado en varias limpias con hermanos de la Amazonia y de Otavalo.

“Hay quienes me critican lo del agua virtual y ya se hablaba de ella en 1993. Es la cantidad de agua que se invierten en la producción de alimentos, bienes y servicios. Cuando se exporta un producto como el banano, nos olvidamos que contiene agua. Hasta la galleta tiene ese componente. A los que me critican les envío un abrazo virtual”.