Wendy Sulca, la esencia y evolución de una princesa inca

  Ocio

Wendy Sulca, la esencia y evolución de una princesa inca

La estrella peruana, de 26 años, se encuentra en plena promoción de su primer trabajo discográfico. La fusión entre el pop, el reguetón y el huayno marca su música.

Wendy Sulca, la princesa inca
Su carrera ha dado un giro que pone al descubierto su empeño por afianzar su marca.Cortesía

A los 10 años se convirtió en una de las primeras estrellas virales que Internet arrojaba. Las canciones 'La tetita' y 'Cerveza, cerveza' forman parte de un primer trabajo discográfico que su mamá ayudó a impulsar gracias a la vena artística que tenía la pequeña Wendy Sulca allá por el 2005.

Tres años después le llegó este reconocimiento con el auge de YouTube y la subida de los clips a la plataforma. Fueron tendencia y se convirtieron en memes, razón por la que, aunque no por los motivos originales, el público de habla hispana se sabe y ha reproducido más de 48 millones de veces estas canciones.

En el 2010 consiguió una gran marca, un hito para esos años, tener más de 10 millones de visitas en una colaboración con el ecuatoriano Delfín Quishpe y La Tigresa del Oriente con la canción En tus tierras bailaré.

Wendy Sulca

Pódcast Fuera de Joda: Wendy Sulca nos cuenta su evolución desde 'Cerveza, cerveza'

Leer más

La carrera de Wendy no ha sido sencilla. En este 2022, con 26 años, ha demostrado ser resiliente, entregada y muy disciplinada. Y aún más, sabe reinventarse. El truco clave para mantenerse vigente. Por eso presentó a este, su primer disco como solista, Evolución.

El título de este trabajo va de la mano con dejar atrás a la niña y presentarse como la artista adulta y propositiva que es. Que su música se haya convertido en un meme ha sido una bendición y una estaca a la vez. Los ataques racistas y el desprestigio por tocar música folclórica son parte de sus difíciles inicios, cuando no se daba cuenta de todo. Hoy, ella atesora cada uno de sus pasos y los denomina como su “esencia”.

El álbum se fue haciendo a paso lento pero seguro, mostrando por un par de años los singles más importantes, entre ellos 'Mi tierra', 'Siempre podemos bailar' y 'Tiempo'. Además de 'Cerveza, cerveza 2.0', una canción con toques electrónicos que hace referencia a ese primer tema, pero del que solo conserva el nombre.

En las últimas producciones de la artista, se percibe una personalidad y ritmos más sensuales.

Wendy Sulca, a ritmo de hip hop

Leer más

En estos diez años de carrera, Wendy Sulca ha colaborado con destacados músicos de la región, más allá de las fronteras del folclore peruano. Tiene dúos con Fito Páez, Los Rabanes, Miss Bolivia y Rubén Albarrán, de Café Tacvba. Muestra de la versatilidad que ha adquirido, más allá de que en la memoria de Internet un par de sus canciones se hayan tomado con humor.

Mi identidad son los sonidos andinos. Tiene hay charangos, vientos, el arpa andina. Con esto quiero decir que si yo hago pop o urbano siempre estarán presentes estos instrumentos, que son representativos para mí. El folclore siempre estará”.

Estas doce canciones tuvieron distintos productores, pero en orden tienen una gran concordancia y suenan muy homogéneo. Esto se debe a que en todos los procesos Wendy es muy partícipe. Ella es la líder y lo sabe. “Hacer mi música es algo arriesgado, porque no es fácil de distribuirlo. Me encantaría que mis canciones suenen en la radio, pero hasta ahora no se ha podido, por esto mismo de que todo está muy segmentado en balada, pop, rock. Y mis temas difícilmente encajan en uno de estos géneros. Lo mío es fusión. Una forma de reinventarse de parte mía y de la música”.

Esta mezcla también se muestra en su identidad visual. “Mi estilo de vestir, mi personaje, tiene la misión de llevar la cultura peruana a todos lados. Yo uso una corona. En México me apodaron La Princesa Inca. Me gustó, me apropié de ese título, después que me dijeron muchos otros. Incluso mi marca de ropa se llama así”.

La intérprete se pronuncia mucho sobre temas sociales y con sus melodías intenta señalar y mostrar su punto de vista. Ella admite que al público latino le falta por entender la música fuera de los géneros extranjeros y abrazar la propia cultura. 

Todavía existe discriminación, bullying, racismo. Entre paisanos mismo. Es lamentable. Por eso, desde mi lado, aporto mi granito de arena, para que esto pueda cambiar a través de los jóvenes que no se sientan avergonzados de sus raíces y acepten la diversidad de culturas que hay en Latinoamérica. Es algo muy especial que tenemos”.

La sabiduría que ha adquirido se la debe a disfrutar los estadios que da la ola del mundo artístico. Desde la fama momentánea que dan las redes sociales, a lo difícil que es llevar una propuesta sin casa disquera y en donde no se escucha música folclórica. 

Esta carrera te tiene arriba o abajo. Un día estás con mucha autoestima, en el otro no la tienes. Tuve mucho miedo en algún punto por todas las críticas. Te crean inseguridades. Hay robos, estafas. Un montón de complicaciones. Pero creo que así como hay estos problemas, hay cosas hermosas como poder viajar y darme a conocer”. Y en esto no se equivoca. Hace un par de semanas tuvo su primer marquesina gigante en Times Square, en Nueva York, al ser la protagonista de la playlist Equal (Igualdad), de Spotify.

Nathalie Carvajal

Pódcast Fuera de Joda: Nathalie Carvajal destapa sus secretos en el Poder del Amor

Leer más

Wendy es más fuerte con cada año. Pero esto no ha sido una mera decisión, fue parte de su supervivencia como artista. “He tenido que ser fuerte para sobrellevar el odio y las críticas. Y algunas adversidades por las que he pasado en la vida. Es formar una coraza y no derrumbarme fácilmente”, afirma. “Antes yo no lloraba mucho, pero aprendí que es malo aguantarse. Ser débil y soltar está bien. A veces siento esta necesidad y es como un reseteo para mi cuerpo”.

La evolución no es solo un título para su disco, es también una realidad en su vida. En estos años aprendió del equilibrio, a darle voz a causas justas con canciones como 'Chao, chao, chao' para la comunidad LGBTI+ o 'Mi ángel', dedicada a su hermana con autismo, y también en pandemia se tomó su primera cerveza. Irónicamente, jamás la había probado.

Hoy en día aprendí que es bueno soltar y decir lo que tienes en ti. También a arriesgar”. Y esta última palabra es la clave para su segundo álbum. Descansar no está en su vocabulario.

Escuche esta entrevista en el segundo episodio del pódcast de EXPRESIONES 'Fuera de joda'. Disponible en Spotify y en nuestra web www.expreso.ec. No olvide guardar y compartir en todas sus redes sociales.