TV

Danilo Carrera, el paño de lágrimas de Michelle Renaud

La actriz mexicana confesó que el ecuatoriano la apoyó durante su proceso de divorcio.

A1-5876442 (15876442)
El actor y la protagonista de La reina soy yo.Archivo / EXPRESO

Michelle Renaud, novia del actor ecuatoriano Danilo Carrera, contó que su relación con su exesposo Josué Alvarado “nunca fue la ideal”, porque eran codependientes uno del otro. “No existían tantas broncas, pero cuando nació Marcelo (su hijo) nos dimos cuenta que nuestra relación nunca fue la mejor porque éramos muy intensos. Algo muy tóxico”.

thumbnail_SILVANA FOTO 4

Silvana sigue celebrando

Leer más

Según la actriz, cuando el pequeño Marcelo (de 2 años) vino al mundo, tanto ella como Josué Alvarado se sentaron a conversar sobre su futuro como pareja. “No había ambiente familiar, no íbamos por el mismo camino, a él le encanta la fiesta, yo ni siquiera tomo, pusimos todas las cartas sobre la mesa. Y dijimos si nos quedamos juntos por el bebé, el único que va a sufrir es el niño porque va a ver a dos papás que ya no se entienden, y hoy en día nos llevamos perfecto”.

Michelle aseguró que su exesposo es un súper papá, “ve cada quince días a su hijo, entre semana pasa por él para llevarlo a la escuela, es un padre presente y aparte yo en mi casa siempre he querido que Marcelo vea que es un Superman”.

Recordó que tras su divorcio tuvo que pasar un año para que volviera a enamorarse. Conoció a Danilo Carrera en una sesión fotográfica en Miami para una revista y “ni siquiera me cayó bien. Después en el dramatizado Hijas de la luna le tocó todo el proceso de separación y se volvió un gran compañero, me apoyó como nadie, no fue mi novio, no era mi galán, ni nada, pero sí era alguien que me apoyaba. Al final de la telenovela armaron el chisme que estábamos juntos, pero la verdad ni lo pelé, se fue a Ecuador, jugó fútbol e hizo lo que quería”.

A1-5994402-1 (15994402)
La pareja se conoció en una sesión fotográfica en Miami.GERARDO MENOSCAL / EXPRESO

Cuando llamaron a Michelle Renaud para La reina soy yo, lloró lo que “no había llorado en 8 años. Nos empezamos a hablar a diario, él también estaba solo en Machala, entonces era yo su compañerita con la que estaba hablando todo el día, fue como ‘creo que me estás gustando, creo que yo también’, me dijo: ‘Me voy a regresar a México’, yo fui a Ecuador y me enamoré perdidamente”.