Ocio

Priscilla Tinoco: "Los mejores sombreros de paja toquilla se hacen en Ecuador"

Desde Santa Elena se tejen los accesorios que esta emprendedora posiciona en las ciudades más fashionistas.

Priscilla Tinoco
Desde hace tres años, esta emprendedora trabaja por revivir una tradición ecuatoriana.Instagram: @nanatoquilla

Solo usando las manos manos,  veinte mujeres tejen los elegantes sombreros y carteras de paja toquilla que luego lucen las fashionistas por diferentes ciudades del mundo. Viven en Santa Elena y desde ahí dan forma a los bocetos de Priscilla Tinoco, una guayaquileña de 30 años que decidió incursionar en el rubro de la moda.

“Nuestro nombre, Ñaña, significa hermandad y viene del idioma quichua”, explica Tinoco sobre el emprendimiento. “Todas las tejedoras, desde las mayores hasta las más jóvenes, se reúnen y comparten conocimientos. En ese espacio intercambian técnicas de tejido, colores y risas”, agrega. Ya son tres años desde que nació aquel interés que busca que se valoren estos diseños no solo en Ecuador, sino a nivel internacional.

  • En la moda sostenible

En el día a día, Priscilla cumple sus actividades como asesora de políticos. Sin embargo, los fines de semana dedica su tiempo a viajar a la playa y trabajar con esta comunidad que la denominó Ñaña Toquilla.

“Antes de empezar con ellas, yo laboraba en la Embajada de Ecuador en la ciudad de Madrid, España. Entonces en ese tiempo ahorré y con ese capital pude emprender”, recuerda. Ahora genera empleo a sus ‘ñañas’, mujeres que oscilan entre los 20 y 50 años de edad. “Este es su principal ingreso económico. Antes eran trabajadoras domésticas y ahora han podido empoderarse”, dice orgullosa de ellas.

En ese camino, Priscilla fue también conociendo toda la cadena que debe participar en la elaboración de una cartera o un sombrero. “Se siembra la palma en Santa Elena y luego la pintan en Cuenca. De ahí, a la hora de tejer una cartera, por ejemplo, tarda de dos a tres semanas para que el acabado se vea fino”.

Según indica, prevalece la calidad y la durabilidad frente al costo, sin olvidar el bienestar de sus tejedoras. Y en eso consiste la moda sostenible, ser socialmente responsable.

Talento ecuatoriano para el mundo

Aun cuando no estudió Diseño de Moda, Priscilla reconoce que es muy creativa y es ella la que elige los colores y modelos que luego dan forma sus tejedoras.

A fin de promocionar su emprendimiento, al principio optó por colocar los diseños en tiendas multimarcas en España; pero luego llegaron nuevos rumbos: Alemania, Estados Unidos (Miami) y últimamente está entrando a Suecia.

moda

Accesorios a todo color

Leer más

Además de esos lugares, el Instagram también ha sido la principal plataforma. “A través de esa cuenta llego a más puntos. Me han hecho pedidos incluso desde Polonia”, añade, al tiempo que incentiva a más emprendedoras a volcarse a las redes sociales. 

“La idea es mostrar un pedacito de Ecuador al mundo. Cada vez que llevo un producto de paja toquilla, es una responsabilidad muy grande porque va la identidad de este país. Por eso las ñañas apuntamos a la calidad premium”.

  • Revivir las tradiciones

“Al inicio de la pandemia tuve dudas sobre seguir con la marca, pero pudo más mi responsabilidad con estas mujeres, porque de esto viven”. También la motivó su reto de hacer que se valore más la paja toquilla y mantener vivas las tradiciones.

Pili Navarrete

Pili Navarrete, su mundo rosa hecho emprendimiento

Leer más

Priscilla se da cuenta (sobre todo con los sombreros) que aún hay quienes cometen el error de llamarlos ‘Panamá hats’. “Ese es el desafío que tenemos, dar a conocer que el mejor sombrero de paja se hace en Ecuador”, concluye.

  • Sobre ella

Esta guayaquileña de 30 años es asesora política.

Tiene un máster en Comunicación Política y Empresarial de la Universidad Camilo José Cela de Madrid, España, y un posgrado en estrategia de campaña electoral en el Icade.

Tiene desde hace tres años el emprendimiento Ñaña Toquilla.