Ocio

Mente positiva: El pensamiento que realmente importa

Lo que los demás digan o piensen de ti son solo opiniones. Lo que realmente importa es lo que tú creas de ti mismo.

Lo que realmente importa es lo que tú hagas y lo que creas de ti mismo.
Lo que realmente importa es lo que tú hagas y lo que creas de ti mismo.pixabay

Los consejos filosóficos se dijeron hace cientos -o hasta miles- de años y aún tienen plena vigencia en nuestro mundo. A veces parece que los ciudadanos romanos o griegos pasaban por problemas similares a los nuestros y encontraron soluciones prácticas que podemos utilizar diariamente.

La ruta para equilibrar los problemas depende de nosotros.

Mente positiva: 'La ruta para equilibrar el peso de los problemas'

Leer más

El emperador romano Marco Aurelio es un ejemplo. En sus Meditaciones (un texto que no fue desarrollado como un libro para el mundo sino como un diario personal), el pensador plasmó algunas de sus ideas más brillantes y hoy, en Mente Positiva, tomaremos un par para ponerlas en práctica.

Marco Aurelio decía que no importa lo que los demás digan, hagan o piensen de ti. Sus opiniones, aunque dignas de respeto, son solo eso: opiniones. Lo que realmente importa es lo que tú hagas y lo que creas de ti mismo.

Ejemplos para el mundo actual sobran. Puede que no le agrademos a un compañero de trabajo y este comience a decir cosas negativas de nosotros a nuestras espaldas. ¿Eso es malo? Claro que si. ¿Debería afectarnos personalmente? Definitivamente no.

Permitir que lo negativo nos afecte es dar poder al atacante. Algo que no queremos que pase.

En esa situación, que podrá variar según cada persona, lo correcto sería hablar con el involucrado. No pelear. Conversar y Escuchar. Puede que nosotros hayamos cometido un error que no notamos y lastimamos u ofendimos a esa persona.

Si ese es el caso, una disculpa sería lo más prudente. Reconocer los errores y enmendarlos ayuda a una convivencia armónica.

No significa que las dos personas ahora serán mejores amigas. No tiene que ser así. Solo significa que podrán coexistir de manera pacífica.

La sabiduría tolteca deja lecciones interesantes.

Mente positiva: 'Cuatro claves de la sabiduría tolteca'

Leer más

Pero, ¿y si la otra persona no está dispuesta a hablar ni a cambiar su actitud? Pues ahí es donde entra la filosofía estoica de Marco Aurelio. No puedes obligar a que un ser humano cambie por ti. No puedes frenar sus comentarios ni su forma de pensar. Lo único que puedes hacer es frenar tus comentarios y evitar que lo desagradable del mundo exterior altere tu interior.

En la vida siempre tendremos opositores y -como se dice en las redes sociales- 'heaters'. En nuestras manos está que esas personas sean solo un criterio pasajero que no vulnerará nuestra fortaleza, felicidad ni amor propio.