Mar: “Desde niña quise ser una popstar”

  Ocio

Mar: “Desde niña quise ser una popstar”

La artista visual quiteña se estrena como cantante. Su música está llena de referencias a la estética del 2000. Quiere recuperar la esencia de las grandes estrellas pop de aquella década

Mar
Mar tiene 26 años.mateo Jaramillo// Cortesía Buenaventura Management

Muchas personas quisieran tener la posibilidad de construir una vida nueva cada vez que sienten que cumplieron todo el cometido en la anterior. Para la diseñadora y cantante Mar Cantos esto es un posibilidad, una búsqueda constante de reinvención. Siempre con sus sueños de niña por delante. Es así que ha podido crear estos ‘mundos’ que transitan entre la fantasía y lo real.

La quiteña de 26 años es artista visual, con amplio conocimiento en fotografía de moda, diseño gráfico y ahora presenta su carrera de cantante.

Boyz lie es el primer corte del EP Ángel Tearz, que publicará completo a lo largo del año. ¿Pero cómo cambió la cámara por el micrófono? ¿Por qué las muñecas Bratz son importantes en su carrera y estética? Ella nos lo cuenta aquí. Así empieza este viaje a principios del 2000, pantalones descaderados y sonorizado por Britney Spears.

Anto Segovia

Anto Segovia: “Escribí canciones cuando me rompieron el corazón”

Leer más

En su Instagram se comienza a notar el cambio de artista visual a cantante pop. ¿Cómo ha logrado este proceso que significa dejar atrás parte de su carrera?

Es algo muy pensado, pero es un proceso que no se desconecta el uno del otro. Siempre he hablado de cultura pop, de identidad con toques de temas políticos y de género. Entonces, a pesar de que cambie el medio, el fondo sigue siendo el mismo. Es una evolución inherente a ser artista. Lo visual es en lo que me especializo, pero entrar a la música es algo nuevo.

¿Cómo empieza a configurarse para empezar su carrera solista?

Mi cerebro está como configurado para pensar en imágenes. Incluso yo podría decirte de qué color son las canciones que he hecho. Cuando escribí las letras primero venían imágenes y luego lo traducía en palabras. Así fue mi proceso.

¿De qué se trata Boyz lie?

Es una canción de contrastes. Ni feliz ni triste. El título puede darte a entender que vas a exponer a todos los hombres por ser mentirosos, pero en realidad es un tema para reconectar con tu autoestima. Habla de ese proceso en el que estás mal por estar soltera y apenas comienzas una nueva relación y tu autoestima va cambiando. Siempre sabemos cuando nos mienten, aunque nos hagamos las tontas. Este y el resto de temas que están por salir son muy poperos. Es algo que me encanta desde siempre y una herramienta comunicacional enorme porque la gente está más dispuesta a recibirla y digerirla.

Pero con este proyecto se presenta como una popstar...

Sí, ese es el juego. Y aquí no solo vemos las luces, también las sombras de este casi álter ego que es muy futurista, con estética de los años 2000.

Para crear su música se unió con Damián Segovia y Martín Flies en la producción. Ellos ya también han trabajado con Fiebre y tienen su banda MIEL...

Yo estaba trabajando con las muñecas Bratz cuando tuvimos el primer contacto, pero ya éramos amigos. Yo intento tener siempre un nuevo medio para expresarme. Lo que hacía no me estaba llenando y, para continuar, me reconecté con mi niñez. Ya había logrado trabajar con Bratz, ahora lo que seguía era cumplir ser una estrella pop, un juego que me gustaba mucho. Escribía las peores canciones y mi hermano tocaba la guitarra para mí mientras grababa CD. Yo me la creía y lo retomé con Dami y Martín que sabían producir el pop que quería, aunque yo los llevé a algo más mainstream de lo acostumbrado.

Si todos pudiéramos retomar nuestros sueños de niños seríamos más felices. ¿Asusta esta renovación?

Es súper loco. La gente no se anima, es cierto. Pero es que da miedo. Es una rueda de la fortuna. Yo confío en mi música y lo que estoy poniendo ante el mundo, porque hablo de salud mental, de mi identidad como artista trans. También sé que le puede ir mal. Yo nunca he podido trabajar si algo no lleva mi esencia artística. Yo hago diseño gráfico para diferentes marcas en Los Ángeles, pero eso solo me divierte y no es algo que me llena. Soy muy creyente de que si quieres algo lo puedes lograr.

Rebelde Netflix

Cantante ecuatoriana forma parte de Rebelde Netflix

Leer más

Esperando la oportunidad de subirse a un escenario

No hay estrella pop sin tarima. Mar lo sabe. Y es que más allá de las poderosas voces, una cantante de este género debe conquistar visualmente en sus presentaciones. Y aunque por el momento no hay ninguna presentación fija, estrenar su EP ante el público es algo que espera con ganas.

“Todo lo que hago es muy performático y lo que he creado por ahora se verá en los vídeos. Este se estrenará con la segunda canción que se llama Mimada”.

Explica que creó todo un universo para darle vida al proyecto. “Mar en escena es una villana, glamorosa. No le gusta mostrar la sensibilidad que tiene. Es una estrella pop que viene del espacio. Y para este clip será una ‘femme fatale’, luego mostrará más matices”, explica.

“Yo soy una Bratz humana. Como ellas, no pido perdón y además es la estética y canon de belleza que ahora resalta”, concluye entre risas.

Un juego de muñecas que le trajo mucha fama

Su trabajo como diseñadora y fotógrafa ha recorrido el mundo. Medios como Harper’s Bazaar, Buzzfeed, Vice, Dazed Beauty y W Magazine han escrito varios artículos sobre el impacto que ha causado su trabajo visual sobre las muñecas Bratz, las cuales colecciona desde niña (tiene más de 200) y su transformación a estrellas pop contemporáneas.

Acumula más de 64 mil seguidores en Instagram, quienes están fascinados por las interpretaciones de moda, maquillaje y retoques digitales que les hace a los juguetes para parecerse a las cantantes, especialmente latinas. Rosalía, Selena, RBD, Nathy Peluso, son algunas de las estrellas. Su impacto ha llegado lejos. Ppor eso el año pasado se estrenó una colección de aniversario por sus 20 años que tiene el logo de Bratz hecho por ella. Mar deja claro que, por ahora, su sueño es la música, aunque su base puede modificarse según lo dicte su espíritu nómada. Ya sea Barcelona, Los Ángeles, Quito o Ciudad de México.

Antonio José

Antonio José: “Ha surgido un nuevo yo”

Leer más