Ocio

El irlandés, una revolución en el cine

La cinta, que todavía se exhibe en algunas salas de cine, se encuentra en Netflix desde el miércoles 27 de noviembre.

Tráiler oficial subtitulado

Un hogar de ancianos, años 90. La cámara penetra en las salas que reúne a gente vieja de buen nivel económico. Se detiene a espaldas de un vejete cuyo fino reloj y anillo demuestran su posible fortuna, es Frank Sheeran (Robert De Niro), el buscavidas que se convirtió en el asesino a sueldo que gestó Russells Bufalino (Joe Pesci), que se unió a otras figuras de la mafia estadounidense de los años 50 hasta los 80, a personas como Angelo Bruno (Harvey Keitel). A través de flashbacks, Sheeran irá narrando su vida y actos delincuenciales, donde asesinar no era (no es) algo que deba preocupar a sus hechores. Sin embargo, todos vivirán uno de los grandes misterios sin resolver en la historia del hampa: lo acontecido al presidente del Sindicato de Choferes, Jimmy Hoffa (nacido en 1913 y desaparecido en 1975), interpretado por Al Pacino. Con ellos se afianza el crimen organizado, su evolucionismo interno, rivalidades y conexiones con las principales fuerzas políticas de aquellos años. Sheeran es el coro shakesperiano de aquel malhadado grupo.

Martin Scorsese durante la grabación de una de las escenas.Internet

Desde la primera secuencia, Martin Scorsese impone su visión fílmica al exigir que los tonos del asilo guarden el color de antiguas fotografías para que, luego, con lentitud y añoranzas, De Niro comience a narrar su historia, con voz áspera y nostálgica. 'El irlandés' ha comenzado.

El guion, escrito en tono perfecto por Steven Zaillan, y el montaje realizado por la gran Thelma Schoonmaker imprimen inteligencia literaria y perfección visual frente a la rapidez conque se desarrollan las escenas, desde las que gestan los asesinatos hasta los encuentros febriles, legales, familiares (la relación de Sheeran con su hija Peggy, interpretada por Ana Paquin) y las planificaciones que hablan de criminalidad. La cinematografía impuesta por Rodrigo Prieto guarda excelencia. La música es precisa y evocativa, pues a más de su BSO, están las canciones de los años en que se va desarrollando la historia, especialmente la de Cuba y su Castro. También están los Kennedy y el poderío que ejercieron contra la mafia.

Todo esto ha sido expuesto por Scorsese bajo un formato de tensión, originalidad, riqueza ambiental, momentos divertidos. También deja frente al espectador el destino -escrito frente a sus ojos- de los gánsteres en el momento de su presencia en la pantalla y, como para no ahondar en los personajes, mostrar las fechas que morirán. El hecho es impactante porque hace sentir al espectador como un dios griego.

Martin Scorsese continúa siendo uno de los más grandes maestros del cine, porque domina el arte cinematográfico el cual, bajo sus conceptos artísticos, desarrolla historias a gran nivel de sutileza hasta llevarla a un sitio épico, extenso. Un cine puro, asombroso, muestra de la excelencia del mismo cuando está bien dirigido, hasta lograr que se olviden sonidos y efectos visuales. A cambio de ellos 'El irlandés' habla de poder y melancolía, de traiciones y soledad, de redención y amistad, de autorreflexiones de la vida que, para Scorsese, es esencia de los filmes que se convierten en clásicos del séptimo arte. Este lo es.

Las actuaciones, aunque tengo dudas sobre las de Robert De Niro y Pacino, podrían ser nominadas al Óscar. Pero quien debería estar -de seguro- es Joe Pesci. Retirado de la pantalla, vuelve para desempeñar un rol que es todo perfección: el conciliador de palabras suaves pero al que no le importa sugerir, proponer, que un crimen debe cometerse en pro de los jerarcas sindicales, de sus intereses, sin por ello dejar la idea, en la mente del cineasta, que está frente a un ser melancólico, que sus actos tienen momentos agridulces.

El reencuentro entre Robert De Niro y Al Pacino ha sido uno de los más esperados.Internet

Debo mencionar el nuevo ‘truco’ del cine: presentar a los intérpretes bajo los momentos de su juventud hasta llegar a la vejez, tal como probablemente luzcan los actores en la vida real. Así, De Niro, Pacino y Pesci pueden ser medianamente jóvenes y luego ser vistos en sus últimos años. Esto es una revolución cinemática, nueva tecnología digital. Expuesta por el semanario Time en una edición del año 2000, no creí sería realidad. Es más, la revista dijo que en el futuro no serán necesarios los actores, ellos serían creados por estas ‘nuevas máquinas’.

Joe Pesci, Al Pacino, Martin Scorsese, Robert De Niro y Harvey Keitel en el screening de 'El irlandés', durante la edición 57 del festival de cine en Nueva York, el miércoles 27 de septiembre.Internet

Nota al margen. El irlandés no se ha exhibido con verdadera difusión, Netflix lo ha preferido así pero con una orden: que esté en las mejores salas de Los Ángeles, Nueva York, Australia, Guayaquil, tan solo unas pocas semanas. El miércoles 27 de noviembre 2019 pasó a su streaming. Calculan los analistas que, de haberla mostrado en más cines, hubiera recaudado en pocos días más de $ 100 millones. Producirlo costó $ 160 millones, algo que un estudio actual, entre ellos Marvel y sus huestes, no hubiera financiado por no ser este un argumento sobre héroes de papel. ¿Será Netflix, el cine del futuro, el rival de Los Avengers? 'El irlandés' ha roto moldes fílmicos para mostrar la esencia de un cine clásico a pesar de su violencia y sus tres horas y media de longitud.

Calificación: ⭐⭐⭐⭐⭐