Ocio

Fernando Villavicencio: “Soy triste como una mixtura de pasillo con rock”

El activista político y periodista habla de sus recuerdos de infancia y de la poesía, su otra carta maestra.

Fernando Villavicencio
Este hombre de apariencia implacable, ama la buena música y la poesía.Karina Defas

Hombre sin treguas, siempre en la polémica por ir detrás de quienes, dice, tienen cola larga, hábil con la harina y melómano… Fernando Villavicencio, quien ha desvelado casos importantes de corrupción en el país, se sometió a El Cuestionario y respondió sin ningún tapujo.

¿Has retrocedido en las investigaciones por una demanda?

Varias veces, pero solo para afinar el guion y atacar más fuerte... puedo decir que escribir en dictadura es una buena lección, quizás lo único positivo porque sí le exige al periodismo ser un poco más riguroso.

¿En qué momento tu mirada apuntó a la Asamblea?

Cuando descubrí que todo estaba descompuesto.

¿Tu mayor verdugo en los últimos años?

La corrupción.

¿Y si hablamos de un político?

(Rafael) Correa.

Si lo tuvieras frente a ti, ¿qué le dirías?

‘Te tengo compasión’.

Toro Rojo, ¿te recuerda algo?

Mi infancia. Mi mascota. Mi cambio de vida. Mi abrazo con la naturaleza. Lo que tengo de tierno todavía.

¿Qué pasó con Toro Rojo?

Mi padre prefirió el mercado, lo vendió. Me dolió mucho, me cambió la vida. Hasta ahora lloro.

Amante de la música, ¿por tus venas corre el rock?

Me gusta el rock, no es que sea el rockero. En realidad, me gusta la buena música. Aprendí a ser parte de ella por mis hijas y por mi primer matrimonio. Mis hijas son mi mejor patrimonio musical, son la armonía, son bacanas.

Si fueras una canción, ¿cuál sería?

Mrs. Vandebilt, de Paul McCartney.

¿Influyes en la música de tu hija Amanda o ella en ti?

Ella me ha marcado, porque es una mixtura de ritmos, de ternura, de rock, de pop, de crítica social, de amor a la naturaleza, de animalismo… Mi hija tiene una voz profundamente tierna, siempre me conduce a eso, a una mixtura de rock y pasillo.

¿Eso eres?

Soy triste como una mixtura de pasillo con rock.

¿Podrías tocar una canción?

Puedo dedicar algo a Guayaquil, porque me encanta. Me dicen, además, que yo soy más mono que serrano, porque soy bien radical y bien directo.

Acto seguido, entona con su guitarra 'Al volver', de Julio Jaramillo.

Si me invitan por harina estoy aquí, y si es por cola larga mucho mejor, soy experto en colas largas…

  • Ego grande o pequeño, todo depende

Solidario y siempre protagonista, ¿qué envase podríamos llenar con el ego de Fernando?

Un frasco de alcohol pequeño. Tengo un ego enorme con los que me han ofendido, pero soy de los más sencillos con la gente sencilla.

Sencillo pero rebelde, ¿le expulsaron del colegio?

Habían subido el precio de la gasolina y los pasajes. Salí a una manifestación (…) me expulsaron por haber participado en esa movilización. Luego pasé a estudiar en un colegio nocturno, el peor. Funcionaba encima de la oficina de Inteligencia de la Policía. Abajo torturaban a los políticos, arriba ilustraban a los muchachos.

Fernando Villavicencio
"El periodismo me hizo un ser humano distinto. Es más, me hizo ser una buena persona. Del correísmo, lo único positivo es que me enseñó a pensar diez veces en lo que escribía".Karina Defas

Si algo reconocen tus compañeros es la habilidad que tiene para esconderte, nadie ha logrado encontrarte. ¿De dónde lo aprendiste?

De las historias de los franceses, Jean Valjean (el personaje de Los Miserables, de Victor Hugo). Si tú lees su historia es eso: la capacidad de ser libre, la habilidad para esconderte está empatada con la capacidad de ser libre. Un día dije: jamás voy a permitir que un delincuente como Rafael Correa me ponga un dedo encima y él no me ha puesto un dedo encima. Él está sentenciado, yo no.

¿Poesía del salvadoreño Roque Dalton?

...El socialismo es como una aspirina del tamaño del sol… O una del mejor poeta peruano, César Vallejo: esta noche quisiera esclavizarme en los dos maderos curvados de tus besos.

¿Escribes poesía?

Escribía y el periodismo me mató.

Tuviste una pizzería… Si pudieras amasar a un político, ¿a quién sería?

Amasaría a Alexis Mera.

¿Y lo meterías al horno?

No creo que se lo merezca. A él le va a gustar que lo amasen, nada más (risas).

¿Cambiarías algo de tu pasado?

No permitiría que vendan a mi toro colorado. Fue lo peor que me pasó en la vida. Unos tenían peluches, yo tenía un toro. Es un poco el símbolo de mi vida, de mi relación con la naturaleza.

  • De amores, conquistas y un libro de Trotsky

Fernando Villavicencio
Dice que le gusta el rock, pero no se considera rockero.Kari

En el amor, ¿te consideras un seductor?

Problemático.

¿Le han robado los huevos al águila?

Sí. Me quitaron el primer amor cuando tenía ocho años. Era mi compañera de escuela, se murió a los 8 años. Yo casi muero, se tomó veneno sin saberlo.

¿Es cierto que antes enamorabas con tanques de gas y long plays (LP)?

(Risas) Fue a una muchacha que no me paraba bola. Tuve que ganar un concurso de oratoria. Cuando lo hice, esta chica dijo: ‘Oh, qué bonito, qué inteligente’. Entonces le propuse matrimonio y le regalé un cilindro de gas y un disco de José Luis Perales.

¿Cómo se te ocurrió regalarle un cilindro?

A lo mejor en esa época era lo más moderno que había en la industria del petróleo (risas). Al final ella me dijo un día: ‘Me voy a casar, pero no contigo’. Ese día empezó mi final.

Trotsky, ¿te suena?

El hombre que sedujo a Frida Kahlo.

Nos contaron que a los 17 años compraste un libro de Trotsky solamente para parecer inteligente frente a una chica. ¿Es cierto?

Muy cierto, pero fue ingenuamente. La juventud comunista me invitó a una reunión. Había muchachas bonitas, chicos de la época, y yo era un muchacho clase media baja. Entonces nos pidieron que a la siguiente reunión lleváramos un libro. Yo, enloquecido, pensaba en cómo impresionar. Fui a una librería y encontré uno que hablaba de la revolución de octubre. No me percaté de que abajo decía León Trotsky. Fui a la reunión de la célula del partido comunista stalinista, ¡qué ingenuidad! De pronto, el papá de una de las chicas, que era dirigente del partido comunista, dijo: ‘¡Cómo un trotskysta en mi casa! Sáquenlo, ese es agente de la CIA’.

  • El ping-pong

Petroecuador: Corrupción.

Rafael Correa: Petroecuador.

Selva: Vida.

Familia: Proyecto.

Asamblea: Poder.

Martín: Encuentro.

Sevilla: Pasado.

¿Hornado o menestra? Hornado.

¿Literatura o informes de Contraloría? Literatura.

Carnés: Gente buena.

Jueces: Malos.

Fotos: Karina Defas // EXPRESO. Producción: Alejandra Cereceda. Locación: Ocho y Medio (Valladolid y Vizcaya, Quito).