Ocio

Ecuador también llora a Pau Donés

Su muerte era inminente, aún así, conmovió a quienes conocieron al líder del grupo Jarabe De Palo, quien estuvo en nuestro país ofreciendo su música.

Pau Donés
El cantante español durante la prueba de sonido en el coliseo Rumiñahui en 2015Cortesía

Hace cinco años le fue diagnosticado cáncer al colon. A partir de ese momento se sometió a diversos tratamientos para combatir la enfermedad. Sin embargo, en febrero de 2017, Pau Donés confesó a sus seguidores que le quedaba poco tiempo de vida.

Desde entonces se dedicó a vivir intensamente cada emoción y sensación hallada en lo más simple y disfrutar de su hija Sara (16). Dijo que se retiraba de la música para cumplir su objetivo, pero eso era imposible. No podía respirar sin ella. En abril pasado, con su grupo Jarabe De Palo, el montanuyense volvió al ruedo con Tragas o escupes, su nueva y última producción, de la que se desprende el emotivo tema Eso que tú me das. Lo hizo en plena pandemia celebrando las bodas de plata de su querida banda roquera.

Hoy, el mundo del espectáculo se enteró de la muerte del artista español que dejó para la posteridad un puñado de temas de grata recordación, entre ellos La flaca, un himno del pop de los 90.

EXPRESIONES consultó a varias figuras locales de la industria del entretenimiento para conocer sus reacciones luego de darse a conocer la noticia.

El cantante guayaquileño Danilo Rosero nunca lo conoció personalmente, pero sí asistió a uno de sus conciertos en Quito y destaca la manera en que se entregaba al público. “Era un tipo que transmitía mucha paz y buena onda en el escenario, te daba la sensación de que era alguien alegre y que disfrutaba la vida. Fue un gran espectáculo cargado de mucha emoción, al igual que su voz. Era un artista muy especial, me dio mucha pena despertarme con la noticia de su fallecimiento”.

Estoy impactada. Pau era una persona increíble, sencilla”, es lo que dijo la promotora artística quiteña Gisella Heredia cuando supo de la muerte del español.

Recuerda que con la empresa Top Shows lo trajo dos veces a Ecuador. La primera fue en 2015, junto a Melendi se presentó en el coliseo Rumiñahui. “Yo le pedía saludos para los medios y me dijo que haría lo que yo quisiera, pero antes quería comer un cebiche y tomar una cerveza. Así era él y al poco tiempo le detectaron el cáncer”.

En 2018 vino con el colombiano Manuel Medrano e indica la ejecutiva que se cuidaba mucho más. En un almuerzo surgió la idea de hacer algo juntos. Ahora era Jarabe de Palo el que habría el show de Medrano y cantaron La flaca. “Me acuerdo que hicimos una gira de medios, y él se quedó maravillado con el parque La Carolina y quiso trasladarse de una emisora a otra, atravesándolo. Era un hombre que disfrutaba de la naturaleza, de las cosas simples de la vida. Ese show fue espectacular. A mí me ha golpeado su muerte, porque era un tipo muy simpático, alegre y colaborador”.

El empresario artístico y comunicador capitalino Christian del Alcázar Ponce expresó su tristeza con la noticia de la partida de Pau, de quien se refirió como un tremendo artista y una persona muy especial. “Cuando lo conocí pude percibir su calidad humana y sencillez como pocos artistas”. Reitera que fue un honor llevarlo a Quito, una ciudad de la que el fallecido cantante vivía enamorado cuando ‘cruzaba el charco’.

View this post on Instagram

Los extrañamos #jdp #amor #jarabedepalooficial

A post shared by Jarabe De Palo •Fans• (@jarabedepalooficial) on

El músico y cantante ecuatoriano Fabrizzio Ferretti tuvo el chance de conocerlo hace dos años cuando coincidieron en el camerino de Ecuavisa.

“Es una pena, tuve la oportunidad de conversar con él por pocos minutos, pero fue fabuloso”, dice el vocalista de Sambo Loco, quien confiesa que jamás hablaron de la enfermedad que le aquejaba. “Aunque sabía que le quedaba poco tiempo de vida, su tema de conversación era de la vida y cómo aprovecharla. A mí me sirvió para aprender a no quejarme”.

A manera de anécdota, el también expresentador de televisión, con su apariencia roquera recuerda que lo primero que hizo el español al verlo fue gritarle: “Qué lookazo”, lo que a Fabrizzio le causó mucha gracia. “Me pareció un tipo muy bacán, relajado y sencillo, siendo uno de los grandes cantautores de España, pero hubo ese clic”.