Dog, una historia de amor animal

  Ocio

Dog, una historia de amor animal

Aunque con algunas situaciones previsibles, 'Dog, un viaje salvaje' tiene el tono correcto para conmover, incluso, los corazones más duros.

Dog, una historia salvaje. Película con Channing Tatum
Gracias a un buen libreto y a la buena química con Channing Tatum, Lulú se roba la película.Facebook

Jackson Briggs (Channing Tatum), exsoldado estadounidense, vive señera existencia por sufrir una traumática lesión cerebral ocurrida en las zonas bélicas de Irak y Afganistán. Para ingresar a una empresa de Seguridad Privada, necesita una recomendación del ejército, pero el capitán Jones (Luke Forbes) rehúsa a atenderlo.

Cierto día, Briggs se entera de que su mejor amigo, el soldado y adiestrador canino Riley Rodríguez, Ranger K-9, ha muerto y su perra Lulú, una malinois belga, ante la ausencia del “amigo” sufre perturbaciones de estrés postraumáticos tan arduos, que los adiestradores se han dado por vencidos. Habrá que sacrificarla, salvo que Briggs acepte llevarla al sitio donde Riley será enterrado, así lo pide su familia.

Memory

Asesino sin memoria, acción sin mucho rigor

Leer más

Ya juntos, pero contra la voluntad de ambos, se unen para emprender su marcha a lo largo de la costa del Pacífico, desde Fort Lewis (Washington) hasta Nogales (Arizona)… Son 2.414 kilómetros de carretera. Ya en el viejo Ford Bronco, Lulú se convertirá en un verdadero problema pues está enseñada a atacar y matar… ¿Qué hacer?

No sé dónde leí eso de que mientras no hayas amado a un animal, parte de tu alma está dormida. 'Dog: un viaje salvaje' tiene la facultad de corroborarlo y, aunque sea un filme desigual, vale la pena verlo.

Channing Tatum realiza aquí su primer intento directoral y lo hace adecuadamente bajo la tutela de Reid Carolin: demostrando, además, que es un buen actor, pues ejecuta su trabajo con solidez y siempre apegado al bien diseñado personaje.

La química existente entre él y Lulú, así como el libreto, se unifican para realzar secuencias emocionales llenas de calidez. Pero, justo es escribirlo…. sin sus participaciones, ilógico sería mantener los aplausos. Además, cada vez que ella emerge… ¡se roba el largometraje! La escena que involucra a un ciudadano que por su vestimenta semeja un árabe se convierte para ella en sinónimo visual del enemigo, impacta… aunque se escape una sonrisa.

Top Gun

Top Gun: Maverick, una cinta superior a su antecesora

Leer más

Su argumento incluye una serie de personajes (un agricultor de marihuana, terapeutas sexuales, psíquicos de mascotas, etcétera) que le dan buen humor a la historia pero que, de no haber figurado, tampoco se hubiera desnivelado la cinta.

Sorprende el hecho de que, siendo una película de animales domésticos, hayan incluido secuencias que muestran la crueldad que puede tener un can amaestrado para combatir y doblegar seres adversos. Esto lo aleja de cualquier sentimentalismo barato; no será La cadena invisible (película de 1943) y su famosa Lassie, pero sirve para mostrar una realidad tangible: el animal adestrado sigue lo ordenado, lo aprendido.

Todo esto no significa excelencia total. Muchas veces, las situaciones son previsibles, hay escenas manipuladas para acrecentar las vibraciones, pero su favor tiene el haber sido ejecutada bajo un tono correcto, voz que permite decir a Peter Travers de ABC News: “Te golpeará como un tiro al corazón, inclusive si sufres de indiferencia canina”.

Nota al margen. La historia tiene como base el hecho que Tatum vio morir a su perra y ello inspiró el argumento. Lulú fue ‘actuada’ por tres canes diferentes.

  • Calificación: * * * *