Daniela Fernández, la estilista colombiana de las estrellas

  Ocio

Daniela Fernández, la estilista colombiana de las estrellas

Maluma, Alkilados, Mike Bahía y Greeicy han puesto su imagen en sus manos. Ella conversó con EXPRESIONES sobre su labor dentro de proyectos musicales.

Daniela Fernández
Feliz en el mundo en el que desenvuelve, Daniela debió aprender también a marcar límites.Montaje: Giannella Espinoza // EXPRESO

Las oportunidades laborales llegaron temprano a la vida de Daniela Fernández, mientras estudiaba Diseño de Vestuario en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia. Comenzó haciendo prácticas en un canal de televisión regional lo que le dio la posibilidad de hacer contactos y relaciones con gente del medio del espectáculo.

Una de las presentadoras a la que también maquillaba, le ofreció participar en la grabación del videoclip de uno de sus sobrinos. Para sorpresa, ese joven era Maluma, que recién estaba comenzando su carrera. 

Formó parte de su equipo durante doce meses cuando tenía 21 años y, en ese tiempo, el colombiano creció exponencialmente y las invitaciones a grandes eventos se empezaron a multiplicar. Daniela lo acompañó a algunos, pero luego decidió bajarse del proyecto porque quería pasar más tiempo en su ciudad con su familia, siempre ha sido muy hogareña.

Durante un tiempo, empezó a trabajar como freelance con distintas marcas en la parte de imagen, es decir vestimenta y maquillaje para fotos y videos. Sin embargo, a la par, algunos artistas la seguían buscando. Así apareció la invitación para trabajar de planta con el dúo Alkilados y luego con Mike Bahía. Revela que con ellos, la parte de styling era una labor más fácil y muchas veces les armaba los looks a distancia, enviándoles fotografías de lo que tenían que usar.

Trabajar codo a codo con los artistas más populares, puede sonar un trabajo de ensueño. Aviones, hoteles, shows, fama, excentricidades y más. Sin embargo no todo es así, hay días más duros que buenos. Y Daniela confiesa que esa vida la abrumó. Actualmente, aprovecha la posibilidad de trabajar desde su ciudad, con distintas personalidades, sin abandonar eso que le hace tan bien: la familia.

“Cuando eres una mujer trabajando en la industria musical hay que marcar una línea súper definida. Uno puede ser amorosa con el equipo de trabajo, amorosa me refiero a que somos parceros. Los colombianos somos mucho de dar amor. Es muy delicada la línea, y muy delgada sobre todo que tienes que marcar con a los hombres para que no se malinterpreten las cosas ya que estás compartiendo con todos 24/7

Daniela Fernández

  • Trabajar con Greeicy, un reto personal

Como ya había trabajado con el equipo de Mike Bahia, Daniela tenía relación con Greeicy y su proyecto como cantante desde antes de ser lanzado. Empezó a colaborar con ella y armaron toda una propuesta de imagen referida a cómo iba a ser presentada y vendida la artista ante el público. 

Para la estilista, esto se convirtió en un reto personal ya que era la primera vez que trabajaba tan de cerca con una mujer y sabía que requería mucho más tiempo, preparación y muchas más opciones de outfits para las ocasiones.

Portada Los Consejos-Greeicy
Un día, en medio de la cuarentena, recibió una llamada de Greeicy: iba a tener el lanzamiento de Los Consejos y quería  ayuda con el vestuario. La artista tenía claro lo que quería utilizar y Daniela tuvo que armar el look en 24 horas. La falda rosada que Greecy luce e la portada es suya.Instagram @greeicy

A todo esto, ¿cuál es el estilo de Greeicy? “Ella es de un mercado muy teen, pero también mujeres de 40 años se están fijando qué se pone y cómo. Con la otra stylist que tiene de Estados Unidos hemos logrado engranar eso, que se quieran vestir como ella, pero que no se la vea vulgar. Nunca ha querido sentirse ‘mostrona’. Guardar un poco la inocencia para que su imagen no se robe lo que ella quiere de verdad que le presten atención, que es su música”, revela.

Uno de los looks de los que más se siente satisfecha de haber creado fue de una presentación que tuvo en Bogotá. La cantante caleña le pidió algo con brillos y que se vea movimiento en el escenario y el resultado fue una falda y un top de canutillos morado que se demoraron alrededor de un mes y medio confeccionando.

  • La industria musical desde adentro

A la antioqueña siempre le había llamado la atención el cargo de manager y confiesa que todo lo que hacía y en todo lo que trabajaba, que a veces eran cosas que no le correspondía, pero las hacía para aprender, era para llegar en algún momento a eso. 

Con Greeicy vivió una situación similar a la de Maluma. La artista también tuvo un subidón rápido en su carrera y, aunque al principio su función era netamente de estilista, fue después de unos meses cuando ella directamente le propuso que fuera su manager y que la acompañara en el camino.

 “Usted hágale, pues, usted sabe que yo no sé mucho, pero hágale”, fue la respuesta de Daniela, quien recuerda que en los inicios, en 2018 con el tema 'Amantes', solo estaban las dos de arriba para abajo y era una locura ya que la gente conectó mucho y muy rápido con ella.

“Nos volvimos mejores amigas, a tal punto que cuando estábamos fuera de Colombia, pedíamos habitaciones juntas para acompañarnos”, cuenta. Les tocó atravesar algunas situaciones no tan cómodas como, por ejemplo, una vez en un hotel de Estados Unidos, estaban unos hombres que no les quitaban los ojos de encima y eran las dos contra ellos, afrontando el momento.

Sin embargo, y lo que más peso tiene para ella, fueron los aprendizajes que se llevó, en especial el de empoderarse como mujer y no tomarse nada personal, pues otra cosa que era muy común era ver a algunas hablándole muy bonito a la cantante y otras viéndola con cara de celos. 

“Yo soy muy amiguera con todos y me di cuenta que no podía ser así todo el tiempo, aprendí a regañar cuando era necesario y eso era algo muy difícil para mí. No quería que pasen por encima de mí, ese era mi mayor miedo cuando entré y empecé a involucrarme más. Por suerte, me encontré con personas que me ayudaron mucho”.

Daniela Fernández

Eso a Daniela le causaba mucha rabia, pero luego entendió que tenía que dejarlo pasar para no amargarse el día. Empezó a viajar tanto, que al mes llegaba a estar máximo 3 días en su casa y eso no le sentó tan bien. Entonces decidió cambiar su dinámica laboral y trabajar con Greeicy únicamente para eventos puntuales, más que nada los que se desarrollan en su país.