'Tuétano' o el retorno a la literatura de Ángela Arboleda

  Cultura

'Tuétano' o el retorno a la literatura de Ángela Arboleda

La narradora oral y autora guayaquileña regresa con un libro de textos agridulces, llenos de humor y espiritualidad

PRESENTACION DEL LIBRO(33146155)
Arboleda es licenciada en Comunicación Social y máster en Gestión Cultural. Dirige Corporación Imaginario. Ha publicado las obras ‘Nadie sabe qué hará mañana’ y ‘Mensaje en una botella’.JIMMY NEGRETE

“Cuando camino por grandes ciudades pienso que el metro, el subterráneo, es un cuerpo y yo lo invado. Para eso tiene agujeros por dónde ingresar. Lo hago feliz, aunque aún le temo a los agujeros que puedan surgir espontáneamente del cuerpo”, inicia ‘Ella, carne y ciudad’, uno de los textos que conforman ‘Tuétano’, libro más reciente de la gestora cultural y narradora Ángela Arboleda.

“Le hemos llamado un ‘texto literario’, porque no entra exclusivamente en un género, sino que es un híbrido”, comentó la autora a EXPRESO.

Entre risas recuerda que, antes de que se conforme en una obra como tal, se refería irónicamente a este como “el bodrio”, pues era una mezcla de textos que guardaba y trabajaba a lo largo de diez años.

Maria-Fernanda-Ampuero

María Fernanda Ampuero: “Para las mujeres, los momentos difíciles como el exilio y la migración están marcados por el miedo”

Leer más

“Desde que salí del taller de Miguel Donoso Pareja, o más bien desde que me botó porque ya estaba lista para escribir por mi cuenta (ríe), tenía una lista de apuntes de pequeños textos que había ido guardando. Pero durante tantos años me dediqué a la gestión cultural, y habían quedado abandonados”, reflexionó.

El proyecto quedó en pausa por sus viajes de estudios a España, y luego por la muerte de Donoso, a quien recuerda como mentor y amigo.

“No me pude despedir, y eso fue muy doloroso. Sin embargo, un tiempo después decidí retomar todos mis apuntes, revisarlos y escribir a cerca de mí misma, sobre las dificultades que encontré en la escritura académica, y otros temas que me interesaban mucho en ese momento. Era sin duda un híbrido, y ese también era un homenaje a Miguel, que era muy juguetón y le gustaba experimentar con la escritura”, comentó Arboleda.

Concluyó el manuscrito en 2016, pero no tenía muy claros los siguientes pasos, por los que nuevamente quedó archivado, hasta 2018 cuando tuvo un acercamiento con la editorial Doble Rostro, con quien finalmente trabajó y editó la obra.

PRESENTACION DEL LIBRO(33146156)
La obra se presentó de manera presencial en el Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo (MAAC).JIMMY NEGRETE

La autora explicó que el proceso de edición fue arduo, pero le permitió revisitar los textos y mejorarlos. “Fue una experiencia muy especial porque, desde que Miguel falleció yo no había tenido un verdadero editor, entonces trabajar con Sandra Araya fue maravilloso”, dijo.

Pero la publicación tuvo sus trabas: las protestas de octubre de 2019 y luego el arribo de la emergencia sanitaria.

“Publicarlo ha sido un proceso intenso porque siempre pasaba algo, llegó a un punto donde honestamente no creí que iba a salir, pero es algo muy bonito poder verlo impreso después de tanto tiempo”.

80323320_1010024026007476_2642344819157893120_o

'Matar a un conejo', o cómo patear el pedestal donde yace la poesía

Leer más

El lanzamiento de ‘Tuétano’ se llevó a cabo el jueves en la noche en el Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo (MAAC) en presencial. El formato fue una apuesta por el público y coincidió con la reactivación de los eventos culturales en el Puerto Principal.

“Había temor, pero muchas ganas de recuperar esa conexión con el público”, dijo.

Debido al largo tiempo que tomó lanzar la obra, esta indica que el libro es ya “un proyecto antiguo”, y se encuentra trabajando en otros textos, entre ellos la publicación de la tesina con la que se graduó de su maestría en España, y que se lanzará con la editorial de la Universidad de las Artes y en dos obras infantiles.

Continuará también con la gestión cultural, pero acepta que la virtualidad es algo que le ha costado. “Al principio me resistía, porque los narradores siempre somos muy comunitarios, nos gusta estar cerca del público. Pero he tenido que adaptarme para poder continuar creando”.