Cultura

Los libreros se unen para enfrentar la economía de la pandemia

Sellos y espacios independientes de Quito y Guayaquil apuestan por la unión para reactivar sus ventas.

Garaje-Libros-Guayaquil
Los 'Garaje de Libros' de La Colectiva se realizaban mensualmente. Este sábado tendrán una nueva edición implementando medidas de bioseguridad.Archivo

“Meses tenebrosos”. Así describe María Paulina Briones, propietaria de la librería Casa Morada, marzo y abril. Los meses en que la pandemia de Covid-19 causó mayor estrago en el Puerto Principal, para los libreros independientes fueron una época de escasez e incertidumbre. “Nadie compraba nada, la gente no quería salir de su casa. No teníamos idea de cuándo podríamos volver a la calle o cuándo volveríamos a hacer una venta”, recuerda.

Antes de que iniciara la emergencia sanitaria, estos ya habían forjado alianzas y actividades en conjunto: un garaje de libros que se llevaba a cabo mensualmente y la división de costos para un stand comunitario en la Feria Internacional del Libro de la ciudad, fueron algunas. Aun así, el trabajo colectivo avanzaba a paso lento, al menos hasta la llegada inesperada del coronavirus.

“Nos ha tocado replantearnos para asegurar nuestro crecimiento a futuro”, señala Briones. Esto incluyó la apertura de un sitio web con los catálogos de cada uno de los sellos y librerías que son parte de esta agrupación conocida como La Colectiva: Las editoriales Despertar, Crímenes en Venus, Cadáver Exquisita y Dadaif Cartonera, y librerías Casa Morada, El Fauno Verde, La Gloriosa, Ágora Libros y Textos, Librería Itinerante, Butaca Paradiso y Mono Cómics.

La labor funciona a través de cuotas utilizadas para los proyectos en común, como el sitio web. “A largo plazo, queremos construir seguros laborales que no tenemos, y plataformas que nos permitan crecer. Y obviamente esto es algo que debemos hacer nosotros mismos, porque la ayuda desde lo público es inexistente”, agrega. Al referirse a la propuesta desde el ministerio de Cultura y Patrimonio de abrir una línea de fondos concursables para reactivar las propuestas artísticas del país, es clara: “el sector literario no está contemplado en ese proceso. Los fondos están canalizados hacia los proyectos con contenido audiovisual y nosotros no aplicamos”. 

collage

Cuatro escritoras ecuatorianas a las que hay que leer

Leer más

Este sábado, La Colectiva hará su primera incursión con público desde la imposición de los semáforos: un garaje de libros en exteriores. Será en el patio delantero de Casa Morada y contará con todas las medidas de bioseguridad. “El evento será un termómetro para nosotros. Nos permitirá medir cómo podremos reactivar nuestras ventas, y decidir si continuar con los garajes es factible ahora que todo se ha volcado hacia lo digital. Aun así, queremos continuar con ambos canales”.

El encuentro se llevará a cabo de 10:00 a 14:00.

En Quito, editoriales, librerías y emprendimientos se unieron para impulsar El Enjambre, un proyecto conjunto que busca reactivar las ventas y visibilizar el catálogo de obras de los participantes a través de ‘colecciones’ que incluyen libros, café y cerveza artesanal.

Tolstoi Librería, El oso lector, Editorial Festina Lente, Severo Editorial, Eufonía ediciones, Tres Gatos Cafetería Librería y Gran Cofradía de la Cerveza 1516 son parte de esta iniciativa, que arrancó el mes pasado.

“El Enjambre es una propuesta que nació a partir del encierro, pero que fortalece alianzas que ya teníamos. Algunas editoriales nos habíamos unido para participar juntas en la Feria Internacional del Libro de Quito. Se trata de una colaboración que busca reactivar nuestro mercado”, señaló Jorge Izquierdo, copropietario de Festina Lente.

Izquierdo agrega que, además de incentivar la compra en negocios locales, también se busca que los lectores se fijen en la producción nacional. “Ese es uno de los problemas que tenemos. Se lee mucho más lo que es producido afuera que lo propio. Pero para nosotros, este es el único mercado. Es una contradicción compleja. Publicar libros nacionales no es un negocio boyante, pero nosotros seguimos apostando a los proyectos que nos interesan y que creemos que deben leerse”, dijo.