Ocio

Cristina Piaget: “Sueño con actuar en Ecuador”

Tras unos años de ausencia, la modelo y actriz española reaparece y está más que conectada con el deseo de hacer y compartir su arte.

Foto de Sistema Grana (31222664)
Como parte a su apoyo a la moda sustentable, Cristina declaró que usará este traje en todos los eventos sociales, modificando los accesorios y complementos.Cortesía.

Luego de haber visto la película alemana Fitzcarraldo en la que el protagonista, un obsesionado con la ópera, desea construir un teatro en la selva sudamericana y lo logra, a la modelo y actriz española Cristina Piaget (50) se le quedó impregnado el deseo de conocerla y replicar esa misma acción.

Quiero que me inviten a actuar a Ecuador, me encantaría visitar la Amazonía ”, repitió entre risas más de una vez durante la conversación que mantuvo en una cafetería de Madrid con EXPRESIONES. La española estuvo durante un tiempo alejada del foco público, pues decidió criar a su hijo Paul David, hoy de 8 años, en una casa de campo en la ciudad de Ávila.

Hace cuatro regresó a la capital porque sentía que se debía algo a sí misma. Asegura que nunca se ha retirado por completo, ya que su afán de dedicarse a lo que de verdad le apasiona, la interpretación, es más fuerte que nada.

Adaptarse nuevamente a la velocidad en la que se vive en una metrópoli, y ahora acompañada, ha sido un acto de esfuerzo y voluntad. Cristina eligió no quedarse con la duda, y hoy está apostando por todo y redescubriéndose.

"La gente me quería por mi imagen"

“Empecé mi carrera de actriz muy jovencita haciendo cortometrajes a los 11 años y ahí descubrí mi pasión. En paralelo, casualmente, entré al mundo de la moda por la puerta grande. Con 14 años hice mi primera portada en la revista Elle, el segundo número que circuló por España”, contó. Desde ahí, no dejó de pisar las pasarelas y perteneció a la generación dorada de las modelos españolas.

Hoy, la intérprete confiesa abiertamente que esa etapa fue una de las más tristes de su vida: “La gente me quería por mi imagen externa, pero nadie en realidad conocía cómo era interiormente”.

Desfilar para marcas como Dior e Yves Saint-Laurent le trajo muchos beneficios económicos que invirtió en inmuebles y en formarse como actriz en Nueva York, La Habana y Barcelona. Ha participado en 17 cortometrajes y películas, entre las que destacan 'La monja' (2005) y 'Hotel Tívoli' (2007).

La escritura, espejo de sí misma

Tras años de vinculación con la industria del modelaje, gracias a su capacidad de verle el lado positivo a las cosas, la madrileña logró deconstruir esa dura faceta. Esta recreación se ve plasmada en la presentación de su primera obra teatral, escrita y dirigida por ella, y protagonizada por Alberto Rivas y Lucía Serrano, dos actores emergentes, llamada 'El Photocall'. Como una especie de autobiografía, pero con situaciones de ficción más actuales, la historia trata sobre la obsesión de la imagen en la que el personaje principal, en plena crisis sobre la identidad, no sabe cómo mostrarse al público, si como Rosana o Rod. Es nominada a los premios Goya y, ante la desesperación, contrata a una vieja gloria del mundillo para que le dé clases.

“El éxito que vive el personaje se ha basado en la dictadura de vender una imagen, y es ahí cuando choca. Es un reflejo de lo que yo quiero criticar de mí”, señaló y además agregó que la aceptación que ha tenido la pieza, que se muestra en Microteatro Madrid, se debe a que es algo contado desde la verdad y se nota.

Al principio para Cristina no fue fácil aceptar que no sería ella quien interpretase el papel que escribió. Sin embargo ahora disfruta de estar ‘detrás de’ y quiere seguir explorando ese lado. De igual manera, continúa participando en proyectos independientes como actriz.

Su apoyo a la moda sustentable

Foto de Sistema Grana (31222667)
Libre, Cristina muestra el lado oscuro del modelaje.Paulina Dávila.

A esta causa ya se han sumado algunos famosos y Cristina forma parte de ellos. La modelo anunció que asistirá a todos los eventos a los que la inviten con el mismo outfit para apoyar la moda sostenible y la conciencia ambiental. Lo único que cambiará será el estilismo, es decir accesorios, maquillaje, peinado y calzado. En esta fotografía aparece con la prenda que usará de ahora en adelante. Esta fue sacada el mes pasado durante un evento de L’Oreal en Madrid, en el que participó junto a otras mujeres para mostrar la belleza real, sin importar edad ni medidas.

Un consejo

“A una niña que está recién comenzando en el mundo de las pasarelas le diría que busque su estilo propio. Que intente proponer algo distinto, la imagen al fin y al cabo es la parte exterior de su persona, que tenga en cuenta que puede ayudar a reflejar una parte de ella, pero no todo. Que se lo tome un poco como un juego”.

También dijo

“A los 18 años me di cuenta que yo estaba fomentando la sociedad de consumo. Estaba sirviendo a una imagen que no era la mía”.

“Sufrí de bulimia, y esta enfermedad es un rechazo hacia ti mismo, y sin querer he proyectado esta temática en mi obra”.

“Hay que empezar a aceptar que la vejez es algo natural, y por eso no vas a dejar de ser bella”.