Ocio

Carolina Báez: “Entre vender y emprender hay una gran diferencia”

La multifacética quiteña lanzará un libro de recetas saludables y además le pone el alma a dos emprendimientos que surgieron en pandemia.

Carolina Báez
Su secreto está en materializar una idea, esforzarse y mantenerla en el tiempo con un proyecto concreto.Cortesía.

Carolina Báez se deja guiar por la pasión. Esta quiteña de 30 años demuestra que el esfuerzo siempre trae sus réditos y que su creatividad no entiende de pausas: en pandemia sacó a flote no solo más proyectos (aparte de los que tenía) sino que además escribió un libro.

El camino de los emprendimientos lo inició oficialmente hace aproximadamente cinco años con Zalú, una marca que resume sus pasiones: nutrición, bienestar integral y salud. Luego, durante el confinamiento, nació Zpace, pensado para reactivar y posicionar como líderes a más mujeres, a través de talleres y eventos online. Y ya de cara a la nueva normalidad surgió Bio Experience, que son empaques para que las empresas regalen detalles a sus colaboradores o clientes.

Juliana Alvarado, cosmetóloga

Juliana Alvarado: “Me satisface ver mujeres con belleza real”

Leer más

Próxima a casarse y mudarse a México, Carolina conversó con EXPRESIONES sobre cómo nace su interés por emprender y lo que se viene rumbo a su próximo destino.

  • Coaching de vida saludable

Desde chica, dice, fue una alumna aplicada, de aquellas que se ponen retos. Y ese mismo empuje continuó en su adolescencia. Fue justamente en aquel entonces cuando Zalú empieza a tomar forma. “A los 17 años yo pesaba 208 libras y bajé 75. Es ahí cuando empieza mi interés por enfocarme en tener buenos hábitos alimenticios”.

Sin embargo, fue a la edad de los 25, mientras cursaba su maestría en administración de empresas en Madrid, cuando cristalizó sus ideas y les dio forma de proyecto. “Quise crear algo que ayudara a las personas a tener una vida más sana. Entonces aproveché las clases de todos mis mentores para darle forma al negocio y, estando allá, lancé mi primer taller de cocina saludable”.

Irina Abad, emprendedora

Irina Abad: “A la inspiración no la detiene ni la pandemia”

Leer más

A su regreso a Quito, sacó a flote Zalú a través de talleres en los que, semana a semana, la acogida aumentaba. A la par, desde sus redes sociales, empezó a crear contenidos sobre alimentación, para el bienestar en general y que ella aplica en su vida diaria. Por lo general, lo ha venido haciendo de la mano de otros profesionales con los que trabaja, sobre todo en el área de nutrición.

En el camino fue reinventándose. Sacó un e-book digital con retos de 21 días y de productos saludables. En este último año ha dado un paso más: durante el confinamiento al que obligó la pandemia recopiló recetas que se hicieron en los talleres y con estas dio forma a Rootz, su libro físico y digital, que está próxima a lanzar. “Surge con la idea de liberar a la gente de dietas innecesarias. Entender a mi cuerpo es lo que a mí me funcionó, y eso lo quiero compartir”.

Su pasión por enseñar es de todos los días. Durante los días de teletrabajo, creó lanzó Zpace pensando en ese grupo que le inspira ayudar: las mujeres. “Es un espacio educativo gratuito para fomentar el emprendimiento femenino. En la pandemia muchas perdieron sus trabajos o quisieron incrementar sus ingresos, así que lancé un seminario online a nivel de Latinoamérica”, cuenta y anticipa que se viene una plataforma de todo tipo de asesoría virtual para las emprendedoras.

Mientras los días corren y se acerca el momento de contraer matrimonio y mudarse a vivir a México, lleva a cuestas lo que ha forjado en estos años. “Hoy en día, en Zalú, lo que más se mueve son los programas empresariales; entonces eso lo aplicaré allá. Se viene también una app para que las compañías grandes inscriban a sus colaboradores con el fin de que tengan herramientas a la mano y vivan vidas más sanas. De una u otra forma, tener empleados sanos ayuda a alcanzar una mejor productividad”, asegura. Esta aplicación es un proyecto a largo plazo que ya está empezando a trabajar con colaboradores que están en varios países, como México, Argentina y Venezuela.

Deniss

Denisse Aguilera Hansen Vik: “La decoración no siempre estuvo en mi radar”

Leer más

¿Cómo surge Box Experience en 2020? “Como yo venía teniendo experiencia en brindar servicios corporativos, saqué el concepto de crear cajas personalizadas para que las compañías se las entreguen a los empleados en fechas especiales como los días de la Madre y el Padre o para dar la bienvenida a un nuevo colaborador, por ejemplo”. 

Para la creación de los insumos se alió con otros emprendedores, con la idea fija de apoyar lo local. "Si piden que dentro del empaque haya galletas, no pondré una marca industrial, sino de una emprendedora”.

Terminar con estos proyectos ahora que empieza una nueva vida no está entre sus planes. “No me da la conciencia para hacerlo. Cuando miro atrás, siento orgullo de haber podido ayudar a un montón de gente o de inspirar a otros tantos. La organización ha sido mi clave, así pude sacar adelante mis ideas, tener un noviazgo a distancia, hacer ejercicios, tener mi voluntariado… A todo le pongo dedicación”, dice y agradece las enseñanzas de quien en vida fue su padre. “Las tengo tan adentro de mí que me motivan un montón. Seguramente, donde él está, debe estar diciendo “¡Wow, mi hija!””.

  • El secreto está en visualizar

Entre vender y emprender hay una gran diferencia. Hay personas que solo comercializan un producto y no visualizan más. Un emprendimiento debe ser tratado como un proyecto con pies y cabeza, con estrategias de Marketing, evaluación de números. La idea es que la gráfica de crecimiento no se caiga

  • Así es...

  1. Está certificada en gastronomía y health coach.
  2. Tiene tres emprendimientos: Zalú, Box Experience y Zpace.
  3. Está próxima a lanzar su segundo libro, Rootz. El primero fue A su manera, la biografía de su padre.