Ocio

Carla Adell: “Todos los días lucho por seguir en el cine”

La actriz mexicana conversó en exclusiva con EXPRESIONES sobre su carrera, el feminismo y el éxito en Monarca, de Netflix

Carla Adell
Carla tiene 22 años.Cortesía

Tiene 22 años y desde los 16 el cine ha sido una constante en su vida. Carla Adell es una actriz mexicana que a paso firme está logrando una carrera muy prometedora. Los títulos en los que ha participado están haciendo poco a poco que su nombre resuene a nivel internacional. Con la comedia de No manches Frida (1 y 2) como una de las películas más vistas de su país en el extranjero y la catapulta de Netflix con la serie Monarca, Carla se abre para EXPRESIONES y nos cuenta todo su camino profesional, su activismo feminista y su visión de la industria.

¿Cómo empieza este amor por la actuación?

El amor que le tengo al cine lo tengo desde que era muy niña y empezó oficialmente a los 8 años cuando empecé a hacer comerciales, y así conocí gente que hacía castings para cine y comenzaron a llegar algunos proyectos, entre ellos Monarca.

¿A qué edad se dio cuenta que quería hacer de esto su profesión?

A los 9 años decidí que me quería dedicar a la actuación oficialmente. Recuerdo que estaba leyendo el mail para el casting de mi primera película, leyendo el guion y estaba superemocionada porque las escenas decían que tenía que llorar, y yo ya podía llorar sin problema cuando me lo pedían. Además me decía mi mamá que tenía que cortarme el pelo muy chiquito por mi personaje y yo siempre dije sí, que adelante. Fui al casting. No me quedé y pero se convirtió en mi sueño el siempre querer pertenecer a una película. Todos los días lucho para seguir actualizándolo y seguir en el mundo del cine.

Sumergible

Sumergible se estrenará en cines y en plataformas

Leer más

¿Cuántas veces ha usado su habilidad para poder llorar?

Creo que dos. Sí, dos de las que me acuerdo muy bien. Fue una en primaria y otra en la prepa (bachillerato). En la escuela fue porque ya no quería estar más ahí, estaba aburrida. Dije que me dolía la panza, lloré y me dejaron ir. Y la segunda ocasión fue por algo más importante. Tenía un casting, si no recuerdo mal y no me dejaban salir. Y tuve que llorar para que me creyeran (risas).

La comedia mexicana es muy bien recibida en Ecuador. Y No manches Frida fue una de las películas de este género más vistas aquí. ¿Por qué todos los países latinos nos identificamos tanto con sus productos?

Es una muy buena pregunta. Creo que más que lo que hacemos en México, es que todos en América Latina somos una gran comunidad y lo que tiene mi país son las herramientas para proyectar a más grande escala cine, televisión o literatura. Creo que todo esto es un sentir latinoamericano. A mí me encanta.

Pero ese es el lado más positivo. Pero su público es muy crítico con el cine que tienen en el país. Y hay una disyuntiva, que pide cine más cultural pero tampoco lo consume…

Sí, exacto. Es raro porque no se bien lo que se espera. Cuando se hace cine de arte no lo consumen. Una vez alguien me dijo que a sus películas no les ponían los sellos de los festivales si querían que fuera una cinta comercial, porque entonces la gente no iba a ver. ¡Imagínate qué fuerte eso! No decir que estuvo rodando por el mundo para que sí la vean. En el cine hay distintos géneros, lo que lo hace para todos, y hay que estar conscientes de lo que vamos a ver para poder juzgar. No manches Frida es una comedia romántica. Y hay que criticarla en base a eso. Igual debe pasar si está hecha en Hollywood o Bollywood. Aunque claro, también hay que pedir cosas de calidad.

Y los actores, ¿pueden llegar a ser un abanico entre lo comercial y el cine arte?

Yo creo que como actor no deberías cerrarte. Y tampoco como consumidor. Cuando hago una pijamada y estoy con mis amigas amo ver una buena película de comedia y reírme muchísimo. Pero también ir al cine sola y ver algo que me deje pensando. Y es lo que yo quiero también para mí como actriz. Reírme, incluso grabando. O hacer algo que demande cosas más profundas y metafóricas. No hay que cerrarnos por lo que la gente piensa que es buen cine o no.

Una artivista del feminismo

Un artivista es alguien que desde las trincheras del arte difunde y apoya las causas de activismo social. Carla calza a la perfección. Interesada en temas de medio ambiente y el papel de la mujer en la sociedad moderna, nos fue necesario preguntarle su visión sobre el diálogo que se ha desencadenado en México tras la denuncia de abuso que sufrió la youtuber Nath Campos. "El movimiento MeToo se vivió muy fuerte en México. Creo que lo que nos falta son voces que sonaran más fuertes. Lo que le pasó a Nath Campos es muy lamentable. Ella es muy valiente por decir lo que dijo y por salir adelante, especialmente por ser una figura pública de seguro la van a revictimizar y que el tema no se va a soltar tan fácil. Ella contó lo que le pasó para que otras mujeres también se decidan a hablar. Yo creo que el medio necesitaba ese golpe. Y también necesitamos un mundo con menos acoso”, expresó.

Emma Stone

Así es la Cruella de Emma Stone

Leer más

Cine con moraleja

Las historias que pueden dejar reflexión son las que cautivan a Carla. Y su último trabajo cinematográfico tiene este tinte. El 2020 fue un año complicado para la industria cinematográfica, pero ella pudo terminar de grabar la segunda temporada de Monarca, y también estrenar en septiembre anterior Viral (dirigido por Laura A. Martínez Hinojosa) en el Festival Iberoamericano de Cortometrajes AB. También participó en el Festival Internacional de Cine de Guanajuato y el Festival de Cortos de California, ganando en este último el premio a Mejor Corto Latinoamericano.

En esta historia ella interpreta a Kika, una adolescente que tiene sus fotos íntimas esparcidas en Internet por su exnovio y de cómo se enfrenta a retomar su dignidad sobre su intimidad. Esto opina ella sobre esta problemática.

Viral es una historia que lastimosamente se repite entre los usuarios de Internet. Incluso ocurrió algo similar con dos actores locales y un video íntimo. ¿De qué toma referencia para hacer este personaje?

Muy tristemente es un tema común. Conozco a varias personas que les ha sucedido y del que todos hemos escuchado algo similar. Creo que también eso me motivó a hacer el corto porque se trata de una problemática actual y que también se trata desde un lugar un poco más esperanzador. Tiene la de idea de ‘OK, comparten tus fotos’ ¿pero luego qué pasa? ¿qué es lo peor que te puede pasar después? Porque podría terminar siendo una historia trágica, pero Viral no lo es. Aquí Kika recupera su cuerpo, su vida propia. Por eso me gustó la historia. También creo que hay demasiado tabú alrededor del cuerpo desnudo, en especial del femenino, y se tiende a sexualizarlo siempre. ¿Por qué no verlo como algo más libre?

Sumergible

Sumergible: Libertad, la gran recompensa

Leer más

Lo que viene en el futuro

La artista mexicana se acaba de graduar de Filosofía y admitió que ahora que finalizó su etapa universitaria se siente un poco rara por el tiempo libre y por las restricciones que siguen en Ciudad de México, que apenas esta semana pasó de rojo a naranja, en el semáforo de cuidados por la COVID-19. En marzo comenzará a grabar algo nuevo de lo que no puede adelantar nada todavía. También ha empezado a escribir sus propios guiones.