Ocio

Alejandra Jaramillo: "No siempre soy un dulce caramelo"

La presentadora de En contacto habla de cómo es su vida dentro y fuera de la pantalla chica, y habló del hombre que está ‘a punto caramelo’.

IMG_0244.JPG(31422438)
Alejandra Jaramillo es una de las presentadoras más populares de la pantalla chica,Christian Vásconez

Es una de las presentadoras más carismáticas y queridas de la televisión ecuatoriana. La revista matinal En contacto, de Ecuavisa, fue sin duda su plataforma para una consolidación definitiva. Una carrera que empezó en RTS cuando Alejandra Jaramillo, más conocida como La Caramelo, apenas era una niña y hoy, a sus 26 años, saborea las mieles de la popularidad. EXPRESIONES compartió con ella una tarde y la sentó al banquillo para que responda El Cuestionario.

¿Usted siempre es dulce como un caramelo, o hay momentos en los que no lleva tanta azúcar?

(Risas) Por supuesto, no siempre. Soy un ser humano y tengo mis momentos, aunque es muy difícil que me enoje, pero pasa.

¿La Caramelo es un personaje al que públicamente da vida Alejandra Jaramillo, es su alter ego o están las dos fusionadas en una persona?

Alejandra Jaramillo es La Caramelo, soy la que ven, dentro y fuera de la televisión.

¿Y cómo es Alejandra?

Trato de fluir, soltar e ir con la corriente. Relajada, pero al mismo tiempo no me conformo fácilmente. Yo peleo y lucho hasta lograr mi objetivo y vivo en tiempo presente.

Hemos visto su evolución en los últimos años. Siendo usted autocrítica, ¿cómo se ve a sí misma?

La simplifico en una sola palabra: aprendizaje. Es algo que un profesional tiene que hacer constantemente, así llegue al lugar más alto y obtenga todos los reconocimientos del público. Hay que estar atento, preparado y observar el terreno, aprendiendo y absorbiendo de cada persona que tienes a tu lado y no creerte que te las sabes todas. Más aún en una profesión que es tan cambiante en la era digital, con un público exigente. Así que hay que adaptarse.

Y hablando de adaptación, ¿cómo se lleva con la popularidad y la fama?

La popularidad llegó a mí cuando estaba en el primer curso de colegio y aparecía en Magneto (RTS). Las niñas de la primaria me pedían autógrafos en el recreo, recuerdo que tenía 12 años y no podía creerlo. Siempre lo he tomado como una conexión con ese agradecimiento que debemos tener con el público. Es el que te da un ‘like’, te sintoniza, te busca, quiere saber de ti. No tengo ningún problema en dejar de comer en la mesa de un restaurante y tomarme una foto si alguien lo requiere, lo hago con mucho gusto. Hacerlo no me dejará manca, no me molesta para nada. Tampoco estamos en Hollywood.

¿Pero no extraña esos momentos de privacidad, ir al cine, asistir a un evento y disfrutarlo, o es de aquellas personas que no se privan de nada?

Trato de cuidarme un poquito, más al estar demasiado expuesHacerlo no es complicado, para los periodistas de farándula mi vida ha sido demasiado aburrida (risas) porque no ha habido mayor cosa para agarrarse. El tiempo libre lo comparto con mi familia. Soy de las que terminan de trabajar y se van a su casa. Sé que tengo una responsabilidad porque muchas jovencitas me escriben y dicen que soy su inspiración. Entonces soy consecuente, pero no por eso me escondo. Llevo mi vida con normalidad, tampoco me acosan.

IMG_0291.JPG(31422440)
Alejandra se mostró muy asequible y relajada durante la producción fotográfica.Christian Vàsconez

¿Qué es lo bonito del momento que vive ahora?

Que te agarren las manos y te digan “Dios te bendiga”, lo mucho que te admiran, que crean en ti... Es muy lindo cuando se me acercan señoras o mujeres jóvenes que se sienten identificadas conmigo, con mi historia.

¿Y lo no tan agradable?

Cuando algunas personas, por el hecho de que yo salga en televisión nacional, se creen con el derecho de decir que tengo que hacer esto, aquello y lo otro. A mí no me agrada. Felizmente ha ocurrido poco, porque la gente en su mayoría es muy linda conmigo. En las redes me dan muchísimo amor, pero nunca falta aquella persona que te critica, juzga, señala; pero bueno, lo mejor es ignorar y seguir mi camino, floreciendo, prosperando y enfocada en lo que quiero ser.

Y cuando le endilgan un romance con un compañero de trabajo (Efraín Ruales), ¿cómo lo toma?

Yo me muero de risa. Leo todas las barbaridades que me han escrito y dicho. Sé lo que es verdad en mi vida y lo que son inventos. Lo que pasa en mi casa puertas adentro es lo que me importa.

Considera que responde a algo cultural el hecho de que no creen que un hombre y una mujer pueden ser amigos.

No lo sé. Para mí una mujer y un hombre sí pueden ser amigos y también enamorarse, no tiene nada de malo y no es pecado. Pero lo que alguna gente diga es una cosa y lo que yo viva es otra. Como lo dije en otra entrevista: lo que se ve no se pregunta, hay cosas que son más que evidentes (sonríe).

¿Cuáles serían esos ingredientes para que un hombre esté ‘a punto caramelo’? ¿Qué la conquista?

(Risas) Su sencillez, que no quiera llamar ni acaparar la atención, eso me hace verlo. Y que sea bueno y que me quiera, no soy exigente. Quiero un hombre normal y corriente... Que tenga un vínculo con mi hijo (Juan Sebastián) es superimportante, no necesita un requisito más.

¿Y ese hombre apareció?

(Sonrisa pícara) Sí, ya apareció.

¿Y ese hombre le ha dedicado Tus besos son como caramelo de Rodolfo Aicardi?

(Risas). No, todavía no.

Florece y prospera

Alejandra Jaramillo
IMG_0217.JPG(31422436)
'La Caramelo' afirmó que ya apareció el hombre que buscaba para una relación estable..Christian Vásconez

LA PROTAGONISTA DE SÍ SE PUEDE

“Estudié teatro tres años con Giovanni Dávila. En 2018 actué con Sandra Pareja y Oswaldo Segura, quien me guio, fue mi maestro. Con Tomás Delgado participé en Mi Vecina y con él desarrollé el sentido de la improvisación. Junto a Fernando Villarroel intervine en Mi recinto como la comadre Lolita y aprendí también un montón. Todo eso me enriqueció, me nutrió y solo tengo palabras de gratitud para ellos. Cuando llegó la oportunidad de protagonizar Sí se puede, hice el casting y competí con actrices reconocidas. Al decirme que había obtenido el papel, no lo podía creer. Jaime Tamariz entonces no me soltó desde el primer hasta el último día de grabación. Fue mi guía, me dirigió en las escenas complicadas. Disfruté un montón, pero asumí el papel con mucha responsabilidad. Mi personaje se llama Camila, es una recreación de las mujeres que pasaron por la vida de Kaviedes, encarnado por Eduardo Maruri, un tipazo, un excelente profesional, un actor apasionado, comprometido, respetuoso. Hicimos clic desde el primer momento. Tienen que ver la serie. Actuar me encanta”.