Virginia Schneidewind: “Sería un fracaso para la ciudad dejar morir el centro”

  Guayaquil

Virginia Schneidewind: “Sería un fracaso para la ciudad dejar morir el centro”

EXPRESO dialoga con Schneidewind, miembro del directorio de la Cámara de la Construcción, sobre los cambios que requiere el centro de la ciudad para rescatarlo

Virginia arquitecta
Virginia Schneidewind es arquitecta de la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes de París.ALEX LIMA

Desde hace ya un mes, EXPRESO ha venido publicando una serie de reportajes que confirman que resulta más que urgente recuperar el centro de la ciudad, que es precisamente el fin que tiene el concurso de ideas lanzado por EXPRESO. Esta vez,  la arquitecta Virginia Schneidewind,  miembro de los directorios de la Cámara de Construcción de Guayaquil y de la Fundación Guayaquil 2050, analiza el sector y da detalles de la metamorfosis que podría tener para volver a ser ese lugar que buscan no solo los turistas, sino las familias y para vivir.

- ¿Qué cambios requiere el centro de Guayaquil para que las familias vuelvan a habitarlo?

Algunos participantes internacionales en 2019, cuando se organizó en Guayaquil el foro ‘Las personas como eje en el diseño de las ciudades’, otra iniciativa de la Cámara de la Construcción.

Nace una fundación privada para planificar a Guayaquil

Leer más

- Antes de contestar esta pregunta, quiero felicitar a Diario EXPRESO por su iniciativa de hacer un concurso de propuestas arquitectónicas para el centro de la ciudad. Es un gran aporte para la sociedad porque nos está obligando a tomar conciencia ciudadana y pensar sobre los problemas y las mejoras que visualizamos para Guayaquil. El problema de Guayaquil es que no tenemos conciencia ciudadana, todos se creen dueños de su metro cuadrado y lo que está fuera de ese metro, no cuenta. Así de fácil. Por esto, ahora es responsabilidad de la sociedad pensar en una transformación y eso es bueno. Nosotros desde la Cámara de la Construcción ya hemos llevado a cabo algunas gestiones para ayudar a resolver esta urgencia, por eso hemos creado la Fundación Guayaquil 2050, para ratificar la necesidad de crear un plan de desarrollo urbano integral de toda la ciudad a largo plazo, el mismo que debe incluir el rescate del centro. Para responder sobre qué cambios requiere esta zona para volverla a poblar, urge un levantamiento de información de lo existente. No es cuestión de decir, quiero poner tal cosa o quitar otra. Lo indispensable es conocer qué servicios existen y en qué condiciones están, y luego hacer una evaluación detallada de lo que merece ser mantenido.

logos
Una iniciativa cívica con el apoyo de la empresa privada.RESCATEMOS EL CENTRO DE GUAYAQUIL

- ¿Qué otros factores deberán ser tomados en cuenta?

- Hay que rescatar, mantener y restaurar nuestros edificios patrimoniales, son nuestra historia. El centro tiene edificios hermosos, construidos en diferentes épocas, pero no han recibido un buen mantenimiento. Hay que continuar su rescate como se ha efectuado en la calle Panamá, que es una muestra del impacto positivo del cambio. Adicionalmente, las autoridades competentes deben resolver el problema de seguridad y tráfico.

- Pero, ¿será posible entonces poblarlo o es más un sueño lejano?

- Definitivamente que sí. Es posible. El centro puede revivir, puede ser poblado y puede ser el sitio favorito para muchos. Unas de sus grandes ventajas es la cercanía con el malecón y sus áreas de entretenimiento, lo cual siempre será un privilegio en una ciudad que cuenta con tan pocos espacios verdes.

- En una encuesta realizada por este Diario, se les preguntó a los guayaquileños qué obras urgían en esta zona para que sea habitable. Parques, dijo más del 50 %. Pero, teniendo en cuenta la estructura del sector, ¿es posible tenerlos?

centro de Guayaquil

La añoranza de vivir y restaurar el fulgor del centro

Leer más

- Claro que sí. Los edificios obsoletos deberían ser demolidos, y en su lugar pueden implementarse áreas verdes, y en ciertos edificios existentes se podrían implementar rooftops, que tan de moda están. Lo que nunca habrá, eso sí, son megaparques, pero sí manchas verdes y arborización. Pero para lograr eso debemos imponer que haya cableado subterráneo, y digo imponer porque ya es hora de hacerlo, no hay otra solución. El problema de Guayaquil es que dicen que no podemos tener árboles porque dañan el cableado... Pero ese discurso ya hay que cambiarlo.

- ¿Qué ganaría Guayaquil recuperando su centro?

- Sería un fracaso para la ciudad dejar que muera. No es una opción no rescatarlo porque evidenciaría un quemeimportismo total. Al recuperarlo, la plusvalía que ganaría el sector sería inmensa. Hasta las bodegas desaparecerían, porque al tener esa metamorfosis lo que más va a querer el ciudadano son espacios para habitar e invertir. El sector debe recuperar la vida que tuvo hace décadas, cuando era una actividad cotidiana ir al centro, y este debe ofrecer todo tipo de servicios y entretenimiento. El cambio deberá incluir tener aceras impecables, transitables y con iluminación. Caminar hoy por ahí supone mirar hacia el piso para ver dónde pisas para no caerte. Ese escenario debe revertirse. Quedar para siempre atrás.

A la Bahía hay que ordenarla y en ella debe haber disciplina. En Estambul (Turquía) hay espacios similares, pero hay orden y respeto, sabes que no hay peligro; acá se siente inseguridad.

centro de Guayaquil
La ciudadanía pide dar vida al centro, hoy desolado.CARLOS KLINGER

- En este repensar del entorno, ¿entraría el hecho de revivir la zona rosa?

Natalie Wong

Natalie Wong Chauvet: “Al rescatar al centro se reducen también los atascos”

Leer más

- Si es que lo logran manejar bien, por supuesto que sí. Es válido. Pero hay que disciplinar el comportamiento de las personas, los niveles de ruido deberán ser sí o sí respetados. Aquí la clave es que el sitio no transmita inseguridad, que te haga sentir bien y no te invite a huir. Miren lo que pasa en La Puntilla, el Parque Histórico ahora es la sede de las grandes fiestas, el escándalo está trastocando la convivencia. Lo mismo puede pasar aquí.

- EXPRESO lanza ahora un concurso de ideas que prevé sacar soluciones de este tipo. ¿De qué dependerá de que el cambio sea un hecho?

- De la voluntad política. Sin ella, no es posible dar un paso. Voluntad política implica priorizar al ciudadano y eso a veces no es evidente. Implica además que el funcionario de turno tenga conciencia ciudadana y sea un ejemplo.