Guayaquil

La revisión vehicular cierra con 10.000 unidades menos

Con cerca de 245.000 automotores cerró el proceso en Guayaquil. La inspección visual afecta al control técnico. Ayer se atendió a 3.000 usuarios.

Revisión vehicular 2
Cientos de usuarios madrugaron en el último día de la revisión técnica vehicular del 2019.Freddy Rodríguez / EXPRESO

Con la inspección de aproximadamente 245.000 automotores culminó a las 21:00 de este 28 de diciembre la revisión técnica vehicular 2019 en Guayaquil. Sin embargo, la cifra no es nada alentadora para la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM), debido a que se aproxima a la del año pasado.

La entidad esperaba en el proceso del presente periodo un incremento de al menos 10.000 carros, que es el crecimiento promedio anual del parque automotor en la ciudad.

Luis Torres, gerente de Gestión Vehicular, indicó que una de las principales causas del ausentismo en la revisión técnica es porque ciertos propietarios insisten en llevar sus unidades a cantones donde la inspección es solo visual.

Torres lamentó que la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) siga respaldando el proceso antitécnico, “pese al riesgo que representa un vehículo en mal estado en las vías”.

El funcionario reveló que el 50 % de los automotores retenidos en operativos aprobaron la revisión visual a pesar de presentar problemas técnicos y mecánicos para circular.

Por cuestiones económicas no cumplí con el proceso el mes anterior. Invertí 120 dólares en la inspección de mi auto para evitar inconveniente de último momento.

Karla Sobernis, usuaria

Los tres centros de revisión técnica de Guayaquil (norte, sur y vía a Daule) atendieron el jueves unas 2.000 unidades, e igual cifra el viernes.

El cierre del proceso estaba previsto para las 15:00 del 28 de diciembre, pero por la demanda se extendió hasta a las 17:00. La ATM resolvió atender hasta las 21:00, debido a que se habilitaron más de 3.000 turnos por insistencia de los usuarios.

En el último día, Leonardo Carvajal fue uno de los primeros conductores en aprobar el proceso en el centro de revisión norte (avenida Benjamín Rosales). Una deuda fue la justificación para postergarlo.

Mientras, el usuario José Calle esperó el turno dentro de su auto, cuya placa termina en 0. Luego de un mes, regresó para que los técnicos verifiquen que cumplió con el cambio de dos llantas. “Invertí ochenta dólares, espero que no me regresen por otros motivos”, dijo.

A pocos metros se encontraba el conductor Luis Ibarra, quien confiaba que a la tercera sea la vencida. En la primera revisión no aprobó el proceso porque su auto del año 2001 excedía en los límites de gases y en la segunda registró problemas en la amortiguación.

Concuerdo con que todos los vehículos cumplan con la revisión técnica, pero considero que en ocasiones hay exageración. Ven hasta el último detalle.

Luis Carriel, usuario