Guayaquil

Las investigaciones por el ataque a una lechuza en Guayaquil no arrojan resultados

La ave apareció con sus garras amputadas el 29 de julio de 2021. Desde entonces se ofreció una recompensa para ubicar a responsables

lechuza mutilada
Ataque. La lechuza fue hallada con las patas cortadas, en el norte de Guayaquil, según informó la Policía.Cortesía

Se cumplió un mes desde que se dio a conocer que la Policía Nacional había encontrado una lechuza con las patas mutiladas. Desde el 29 de julio de 2021, la fundación Rescate Animal, Japu y la organización Sacha ofrecieron una recompensa para quien entregue información que contribuya a la ubicación de la persona que cometió la agresión al ave, a la que le tuvieron que aplicar eutanasia (intervención deliberada para poner fin a una vida sin perspectiva de cura), por la gravedad de las lesiones.

MALTRATO ANIMAL

Reformas al maltrato animal rigen a tientas

Leer más

Al inicio, la recompensa fue de 200 dólares, luego subió a $ 500 y días después a 800 dólares. Finalmente, se está ofreciendo hasta 950 dólares, tal como lo ha publicado EXPRESO durante el seguimiento del caso. La retribución a cambio de información fue subiendo, porque más personas se fueron sumando con dinero para estimular a quienes  tuvieran información del maltrato a la lechuza y poner el caso ante las autoridades, para la respectiva sanción. Entre quienes donaron el dinero están personas particulares, Rescate Animal y el equipo de fútbol Guayaquil Sport.

Mónica Cabrera, miembro de Rescate Animal, dijo a Diario EXPRESO que los donantes para la recompensa deberán decidir si quieren la devolución de este, o lo entregan a Rescate Animal y Sacha. 

Cabrera agregó que por ser un animal silvestre, la Fiscalía sí puede ordenar una investigación; lo que no es posible cuando se trata de perros o gatos, en este segundo caso  quien presenta la denuncia debe hacer la pesquisa, porque son delitos de acción privada. Pero, en el caso de la lechuza, la entidad si puede ordenar la inspección del caso.

A la lechuza le cortaron las garras, lo que la dejó imposibilitada para cazar y alimentarse y por esa situación los médicos le aplicaron la eutanasia.

Hasta la fecha no se ha conseguido ni un video de las cámaras de seguridad que están instaladas en la ciudad, para ubicar a la persona que cometió la agresión al ave.