Guayaquil

Raíces cobra vida entre los protocolos y la gastronomía

Es la primera feria presencial que desarrolla Guayaquil tras el confinamiento. Se respetaron el aforo y las medidas

Feria Raíces
Amigos. Decenas llegaron al Centro de Convenciones para almorzar. Entre los visitantes, hubo quienes no se han perdido una sola edición.JUAN FAUSTOS SANDOVAL

Al ingresar a la séptima Feria Internacional Raíces, Jéssica Mendoza pasa por el detector de temperatura y la debida desinfección. La acompañan tres amigos de la universidad y comenta que la mascarilla no le permite percibir los aromas de la comida típica que allí se oferta.

evento

Conoce la agenda de eventos por el Bicentenario de Guayaquil

Leer más

El grupo está en el lugar, para de esta forma celebrar los 200 años de la Independencia de Guayaquil, que se recuerdan hoy.

Están en la primera feria que se realiza en la ciudad de forma presencial, tras el confinamiento generado por el coronavirus; que aunque respeta el aforo permitido y el protocolo establecido, desde el inicio despertó críticas en los ciudadanos que cuestionaban que el evento permita congregar a 2.300 personas en un mismo local, cuando el mismo Cabildo ha prohibido las aglomeraciones y que se abran, por lo tanto, espacios como bares y discotecas.

Estoy disfrutando de una buena comida aquí, el protocolo ha sido el adecuado. Aun así, creo que hay otros sitios que deberían ya abrirse. Extraño que no haya diversión.

Ana Moscoso
​ciudadana
raices 2
Show. En el acto de inauguración participaron los representantes de las huecas. Algunos incluso bailaron sobre la tarima.JUAN FAUSTOS SANDOVAL

Esto de alguna manera estaba en la mente de Mendoza, por eso a medida en que se percata de que empiezan a ingresar más personas, siente cierta inquietud. Ella va a ocupar una de las 800 sillas que se han ubicado en 10.860 metros cuadrados del Centro de Convenciones, donde se desarrolla la jornada.

Ese temor no es compartido por todos los presentes. Los hermanos Moscoso, Jhon y Ana comentan que así como se permite ingresar a más de 2.300 personas a un local, se debe abrir el resto de centros de diversión nocturna. “Como jóvenes tenemos derecho a divertirnos con libertad, el estrés también enferma. Pregunto cuál es la diferencia de esta feria con una sala de baile donde también se pueden aplicar las mismas medidas que hay aquí”, dice Jhon Moscoso, quien -sin embargo- dice estar feliz de finalmente ser parte de un acto en el que está en contacto con más personas.

PlataformaA través de la aplicación Mis Huecas Raíces se puede pedir un platillo y retirarlo en los exteriores de la feria.

Vengo de Cuenca para celebrar el Bicentenario de Guayaquil con mi familia. Es la primera feria presencial y la primera vez que salgo de paseo desde el confinamiento. Estoy contento.

Santiago Padrón
​turista de Cuenca

Unas mesas más allá está Santiago Padrón, quien llegó con su esposa, hijos y mamá desde Cuenca para disfrutar del feriado por el Bicentenario. Le atrajo asistir a la primera feria presencial. Los asistentes ven el recorrido que está haciendo la alcaldesa, Cynthia Viteri; Gloria Gallardo, presidenta de la empresa municipal de Turismo; y Ricardo Baquerizo, presidente de Expoplaza.

Cultura

Más de 100 obras en cuatro salones de arte

Leer más

Los tres personajes, pasado el mediodía, inauguraron oficialmente la muestra y ahora la están recorriendo. Viteri en su intervención habló de que unos meses atrás en ese mismo lugar llegaban personas que tan solo querían poder respirar bien, para seguir con vida. “En este sitio se instaló una clínica móvil, para atender a los enfermos del coronavirus. Y aquí mismo están emprendedores con el coraje que le caracteriza al guayaquileño para seguir adelante”, dijo.

EntradasPara ingresar a la Feria Raíces se adquiere la entrada, que cuesta un dólar, en www.raicesecuador.com 
Feria Raíces
Lizzet Toledo, propietaria de Boloncity, entrega La Canoa, un bolón de maduro con queso fresco, queso mozzarella, tocino y sal prieta, uno de los platillos que participa este año.JUAN FAUSTOS SANDOVAL

Viteri explicó a EXPRESO que el Centro de Convenciones tiene una capacidad para 8.000 personas y bajo el análisis del COE cantonal se le permitió un 30 % de su aforo.

Mientras las autoridades siguen su recorrido, los asistentes se mantienen en sus mesas, cada una con cuatro sillas, para mantener la distancia como exige el protocolo. En una de ellas está Martha Villacís, quien comenta con su familia que el Municipio debe dar la misma oportunidad a todos. “Raíces ha abierto con el privilegio que otros negocios anhelan”, cuestionó la ciudadana; mientras recorrió los locales de las 27 huecas participantes. En ellas los bolones, secos, fritadas, souflé de yuca y cazuelas, llamaban la atención de los presentes.

Las aperturas se van a ir dando por partes y siempre con un estudio que haga el COE local. Es legítimo el sentir de los dueños de las discotecas, bares y karaokes. 

Luzmila Nicolalde
​concejala del Municipio de Guayaquil

En este primer día , como lo comprobó este Diario, en el sitio se cuidó que se respete la distancia física. En cada una de las once estaciones (de bioseguridad) instaladas estaba una persona con el desinfectante. También hubo cuidado en limpiar constantemente las áreas donde las personas se servían los alimentos.

FARO

Guayaquil ilumina 6 monumentos y edificios con un show de 'mapping'

Leer más
feria raices 4
La alcaldesa, Cynthia Viteri y la presidenta de la Empresa municipal de Turismo, Gloria Gallardo recorren la VII Feria Internacional Raíces, por el bicentenario de la Independencia de Guayaquil.JUAN FAUSTOS SANDOVAL

Los asistentes más precavidos portaban una botella personal para rociar alcohol en las sillas y mesas antes de sentarse y apoyar sus manos en las superficies. Así mismo se desinfectaban las manos al recibir el vuelto de lo que estaban comprando.

HorarioLa Feria Raíces estará abierta hasta el domingo 11 de octubre. Atiende desde las 09:00 a 21:00

Mendoza, la ciudadana mencionada al inicio de este artículo, comentó que al retirarse la mascarilla percibió con más intensidad el aroma del alcohol que de la comida, pero trataba de controlar sus propios temores con el fin de vivir en la nueva normalidad.