Guayaquil

El Municipio de Guayaquil entregó 50 motos a la Policía para reforzar la seguridad

La ciudadanía ve con buenos ojos la dotación de equipo, pero hace énfasis en el hecho de  dar vida a los espacios público para ahuyentar a los delincuentes

Entrega de 50  motocicletas e implementos  4
Donación. Las motocicletas fueron entregadas este martes 3 de agosto.Cortesía

Un total de 50 motos con balizas, sirenas y GPS entregó el Municipio de Guayaquil este martes 3 de agosto a la Policía. Con esto se espera que se incrementen los patrullajes en la ciudad, un pedido ciudadano para erradicar la delincuencia

“Seguirán contando con el apoyo del Municipio de Guayaquil, porque nosotros creemos en ustedes, que lo van a dar todo por esta ciudad que registra altos índices delincuenciales”, reconoció la alcaldesa Cynthia Viteri durante la entrega efectuada en la Plaza de la Administración. 

Nuevamente la funcionaria recordó que el Municipio ha invertido alrededor de $ 24 millones de dólares a favor de la seguridad de la ciudad. Al acto acudió el gobernador del Guayas, Vicente Taiano y autoridades policiales de la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón). 

La alcaldesa Cynthia Viteri, en la sesión solemne por la Fundación de Guayaquil.

Cynthia Viteri: “Esta ciudad, señor presidente, necesita más policías”

Leer más

“Este es un gran gesto de solidaridad, de apoyo hacia la ciudad, para la logística y el incremento del parque automotor que da la Alcaldía a nuestra institución para el servicio de la comunidad, para seguir dando lucha a la delincuencia”, señaló el subcomandante de la Zona 8, Neyb Jiménez.

Así como lo ha publicado EXPRESO en reportajes comunitarios, la ciudadanía espera que los patrullajes se multipliquen y sean en distintos horarios. La inversión en la compra de estos vehículos asciende los 530.000 dólares. 

Sin embargo, para la ciudadanía esta entrega no es suficiente. "Mientras no haya un cambio en las leyes e irresponsabilidad y desorden en las vías, el problema de la inseguridad no podrá resolverse. Ahora las calles están repletas de vendedores informales, indigentes y consumidores de drogas que hasta te insultan si no les das dinero. Mientras no haya control con al menos estos dos últimos, difícilmente habrá una solución integral", señaló Andrea Mendoza, habitante de la quinta etapa de la Alborada; al hacer hincapié en que para regenerar la ciudad, hace falta que su gente ocupe todos los espacios públicos posibles.

Si los parques, peatonales y las calles están apagadas, habrá entonces robos; piensa Analía Cano, quien apunta a que si bien es correcto dotar de implementos a la Policía, lo es también rescatar los espacios públicos que sirvan de encuentro a las familias y los vecinos. "Ya no quiero vivir encerrada, haya o no policías afuera rondando mi casa, no quiero escuchar la moto. Quiero escuchar la risa de los niños y los vecinos, jugando o sentados sobre las veredas", mencionó.