Guayaquil

Migrantes de EE.UU. piden a Moreno ayuda para los indocumentados

Enviaron una carta firmada por 70 ecuatorianos en la que advierten del riesgo de coronavirus en los centros de detención donde están antes de ser deportardos

Inmigracion-estados-unidos-1920-2
Agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos detiene a un indocumentado.Reuters

Ecuatorianos en el mundo solicitaron a la Presidencia de Ecuador, Cancillería y Defensoría del Pueblo que actúen urgentemente para precautelar la vida y salud de los migrantes que se encuentran en los centros de detención de Estados Unidos. Indican que han estado en riesgo de contagio la COVID-19.

ice_reuters_660

Coronavirus: 336 ecuatorianos han sido deportados desde EE. UU.

Leer más

Más de 70 ecuatorianos firmaron una carta en la que solicitan "que se intervenga de manera decisiva para determinar el estado de los detenidos ecuatorianos y que se hagan todas las gestiones necesarias con organizaciones proinmigrantes, con congresistas y con el gobierno de Estados Unidos para procurar la inmediata libertad de quienes no representen un peligro para la sociedad."

La pandemia la COVID-19 ha evidenciado las precarias condiciones de los casi 22.000 migrantes que se encuentran bajo custodia de la Oficina de Inmigración y Aduanas de los EE.UU. (ICE por sus siglas en inglés). Esto se evidencia en varias huelgas de hambre que demandan mejores condiciones sanitarias en los centros de detención. Sobre esta situación Diario EXPRESO lo relató meses atrás.

Según reportes de la misma ICE, hasta el 9 de mayo, el 48 % de las pruebas la COVID-19 tomadas a los detenidos dieron positivo. El grupo cita que a mediados de abril, Guatemala, detectó que en sólo uno de sus vuelos, el 75 % de los que llegaron dieron positivo, a tal punto que suspendieron temporalmente dichos vuelos. Jorge Miranda, representante de la Red de Apoyo y Paticipación (REAP) indica que los números han bajado a alrededor del 6 % porque muchos de los contagiados se han recuperado, otros fueron deportados y otros han fallecido. “El riesgo sigue siendo alto”, indicó.

Rachel Schmidtke, de Refugees International (Refugiados Internacionales) aseguró que mantener a migrantes en lugares llenos de gente incrementa el riesgo de contraer el virus. Es por eso que organizaciones civiles han intensificado, de manera exitosa, las demandas para la liberación inmediata de los procesados que no presenten un peligro para la sociedad. Sin embargo, no todos tienen acceso a esos servicios.

El Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR) ha identificado al menos 232 posibles vuelos de deportados a 11 países de Latinoamérica entre el 3 de febrero y el 24 de abril. De ellos, se estima que 13 han llegado a Quito y Guayaquil.

En este sentido, REAP también solicita que se transparenten la información sobre el estado de salud de los deportados y los protocolos seguidos.

REAP es una organización que “contribuye al bienestar de los migrantes en los Estados Unidos mediante información, potenciación de capacidades, generación de ideas, participación plena, investigación y desarrollo de espacios de diálogo y acción”.

PARTE DE LAS SOLICITUDES

El grupo indica que para luchar contra las graves violaciones a sus derechos humanos y precautelar la vida y salud de nuestros compatriotas, el gobierno ecuatoriano debería realizar varias  solicitudes al gobierno de los Estados Unidos:

  •  Hacer pública la información sobre detenciones, traslados, medidas de salubridad, deportaciones, infectados, fallecidos y número de pruebas con respecto a todas las instalaciones y sitios de tránsito sean privados, estatales o del gobierno federal.

  •  Implementar condiciones de salubridad y aislamiento apropiados que protejan la salud, la vida y los derechos humanos de los detenidos para deportación.

  •  En el caso de que el gobierno de los Estados Unidos no pueda garantizar condiciones sanitarias mínimas para nuestros compatriotas, dar libertad condicional humanitaria a los detenidos no peligrosos para que puedan ejercer distanciamiento social y tomar medidas precautelares entre familiares, amigos o centros comunitarios, luego de revisión médica y siguiendo los protocolos de salud pública. Esta libertad debe darse de manera inmediata y no debe requerir procesos legales de parte de los detenidos, ya que demandan tiempo y costos legales.

LO QUE ESPERAN DEL GOBIERNO

  •  Informar al público sobre la veracidad de la llegada de vuelos con deportados, cuántos vuelos han llegado, cuántas personas habrían arribado y qué protocolos sanitarios se han implementado.

Si se confirma que ICE ha puesto en riesgo a los migrantes y que han deportado migrantes contagiados, protestar formalmente y pedir correcciones inmediatas.

  •  Asegurar que los deportados, una vez que lleguen a Ecuador, reciban las pruebas del COVID-19 y pasen por los protocolos de salud establecidos sin que sufran gastos adicionales. Hay que recordar que el proceso de deportación es un proceso traumático para el migrante.

  • Coordinar con las cancillerías de otros países, activistas de derechos humanos y con legisladores estadounidenses para que el gobierno de Estados Unidos dé libertad inmediata a los detenidos no peligrosos sin necesidad de esfuerzos legales adicionales.

  • De ser necesario, coordinar con organizaciones pro-inmigrantes y de derechos humanos y abogados para intervenir en los procesos legales de todos los ecuatorianos que lo requieran.