Guayaquil

Hermano Gregorio, rumbo a la beatificación

La Iglesia de Venezuela confirma que el Vaticano aprobó el primer milagro del médico. Sus devotos en Guayaquil reciben la noticia con beneplácito.

Devoción
Martha Béjar, presidenta de la Agrupación Cívica Social y Cultural de Urdesa, junto a dos devotas del hermano Gregorio.Carlos Yagual / EXPRESO

La imagen del médico venezolano José Gregorio Hernández se levanta en un cuadro, sobre una pared, al fondo de un pasillo, en un espacio dedicado a él en la parroquia San Antonio de Padua, en Urdesa norte. 

Es la mañana del lunes. Huele a cera recién quemada por las tres velas de colores que aún arden en un recipiente de hierro, al pie del retrato del médico venezolano que está en vías de convertirse en santo. 

María Alvarado vive en Bastión Popular. Está sentada en el piso. Frota una estampita con el dedo pulgar y susurra súplicas inaudibles hacia la imagen de Gregorio. Tiene 48 años y es devota desde hace una década, cuando le concedió el milagro de conservar su útero, luego de que los especialistas en ginecología le dijeran que era necesario extirparlo, a propósito de los miomas que tenía, asegura. 

"Me habían contado de él; pero no creía. Una noche soñé que me decía que venga, que me estaba esperando. Llegué a la mañana siguiente, a las 09:00, y me quedé dormida en una banca tres horas, mientras le rogaba que me cure. Ese mismo día me hice otro eco. La doctora no lo creía. Me había curado". 

san gregorio
Una imagen de José Gregorio Hernández, en una parroquia de Urdesa.Carlos Yagual / EXPRESO

Un montón de anécdotas milagrosas 

Milagros como ese se le atribuyen desde hace más de un siglo a José Gregorio Hernández Cisneros, a quien el Vaticano le aprobó el jueves pasado el primer milagro comprobado en su totalidad, según informó en Twitter el obispo de San Felipe (Venezuela) y administrador Apostólico de Barquisimeto, Víctor Hugo. 

"En medio de tantas dificultades, hoy una gran alegría: La Comisión de Médicos de la Congregación para las causas de los Santos ha aprobado el milagro realizado por el Dr. José Gregorio Hernández. Vamos camino a su pronta beatificación. Alabado sea Dios que nos mira con amor", escribió. 

Hay todo tipo de anécdotas en torno a los milagros de Gregorio: curación de polio, fertilidad, ayuda en operaciones... Hay quienes aseguran que aparece de blanco, con un maletín en la mano. Otros lo sueñan con su bigote, de baja estatura y cabello negro. 

Foto de Sistema Grana (30955284)14
El altar del hermano Gregorio.Carlos Yagual / Expreso

En 1986, a propósito de esta ola de fe que se hacía cada vez más fuerte, Juan Pablo II lo titula ‘venerable’, una certificación de una vida de virtudes heroicas llevada conforme al Evangelio, un paso previo a la beatificación, según se explica. 

El milagro comprobado, como explicó la Iglesia venezolana, es un paso más cerca a ese propósito al que le sigue la santidad, esperan sus devotos. 

Aunque la tierra de Gregorio es Venezuela, en Ecuador también aparecieron sus creyentes. En Urdesa norte, dentro de la parroquia San Antonio de Padua, hay incluso un espacio dedicado a él. 

Un templo famoso

De hecho, ese templo es conocido por los fieles como "la iglesia Hermano Gregorio", atribución que está disponible hasta en Google Maps y que toma fuerza cada 27, cuando decenas de fieles llegan a pedirle favores al médico. 

Aquella capilla la fundaron familias guayaquileñas hace más de 50 años, luego de que el ‘Doctor de los pobres’, como también se lo conoce, haya llevado a cabo un sinnúmero de milagros, recuerda Martha Béjar, presidenta de la Agrupación Cívica, Social y Cultural de Urdesa (Accur) y quien fungió como secretaria de un comité dedicado al personaje. 

Era el inicio de la década del ochenta. María Elena Neira tenía apenas 11 años y fue mordida por una mosca y contagiada por "fiebre equina". Fue llevada a Estados Unidos. Su familia asegura que se salvó gracias a la obra de Gregorio, que se apareció en sueños a su madre. 

Aquella familia junto con la de Béjar y otras se unieron a la causa Gregorio y lograron erigir la capilla, gracias a la Iglesia. A través del monseñor Hugolino Cerasuolo Stacey, párroco de San Antonio de Padua, y obispo emérito de Loja, (+) pudieron levantar un altar para Gregorio y empujar, desde Guayaquil, su beatificación, recuerda. 

Béjar misma ha sido beneficiada de la obra de Gregorio. La hizo madre a los 35 y la ayudó en una compleja operación hace dos años, segura. "Ese día lo vi. Nunca en mis años de devota había podido verlo", recuerda. 

La imagen de Gregorio en Urdesa está rodeada de fotografías de fieles, agradecimientos y súplicas. Esta beatificación está casi consumada. 1982 En septiembre de ese año se inauguró un espacio dedicado al hermano Gregorio en la parroquia San Antonio de Padua, de Urdesa norte. Todos los 27, decenas de devotos acuden al lugar. 

DETALLES

  • Sobre su vida. José Gregorio Hernández Cisneros (1864) fue un médico, científico, profesor y filántropo de profunda vocación religiosa, reconocido por su solidaridad con los más necesitados. Murió arrollado por un auto. 
  • El cuerpo. Sus restos reposan en la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria, en Caracas. 
  • La Iglesia. Se le atribuyen cientos de milagros entre fieles. En el año 1986, el papa Juan Pablo II le otorgó el título de Venerable, antepenúltimo escalón en el camino de la santidad. En 2013, el papa Francisco mostró interés por la causa de buscar su beatificación, iniciada en 1949.