Chocolate sin azúcar, el 'regalo' de María José Viteri para sus pacientes

  Guayacos

Chocolate sin azúcar, el 'regalo' de María José Viteri para sus pacientes

#Guayacos: Esta guayaquileña es nutrióloga y creó su marca Kam Cáo con el que emprende un nuevo negocio de la mano de su hermana, y mantiene segura la salud de los diabéticos

Chocolates
Las hermanas Viteri muestran su emprendimiento de chocolates sin azúcar (derecha-María José).Jimmy Negrete/EXPRESO

Guayacos es una sección en la que contamos historias de los habitantes de Guayaquil, vidas que alimentan y hacen más rica esta ciudad. Relatos que ayudan a conocer mejor la madera de la que están hechos.

Casi todos los días la nutrióloga María José Viteri escuchaba de sus pacientes preguntas como “¿qué chocolate puedo consumir? O ¿qué postre me recomienda?”. Así mismo, veía la decepción en sus rostros cuando su respuesta tenía que ser “ninguno, porque todos tienen azúcar”.

lili parada

La joven guayaquileña que abrió su tienda de productos ecuatorianos en Nueva Jersey

Leer más

Sin embargo, la frustración también era para ella. Como médico, especializada en nutrición, obesidad y diabetes, María José quería tener en sus manos una ‘pócima secreta’, con la que elaborar chocolates nutritivos y sin azúcar. Y así, permitir que sus pacientes, la mayoría diabéticos, puedan degustar sin temor, de ese manjar universal.

“A pesar de que Ecuador es uno de los países principales en la exportación de cacao, no tenía opciones de chocolates para recomendar a mis pacientes. Estaba cansada de decirles que no pueden consumir chocolates ni otros dulces y luego no poder darles opciones para que lo recompensen”, detalla a EXPRESO la guayaquileña de 35 años de edad, quien labora en su consultorio particular desde hace 7 años.

Fue así que en el año 2019 empezó a madurar una ingeniosa idea: crear chocolates sin azúcar. Entonces puso en ese proyecto todos los conocimientos adquiridos en sus años de medicina general; en sus especializaciones en nutrición y diabetología, cuando estuvo en Barcelona-España y en Argentina.

Fue un proceso de experimento, con el que además descubrió que tenía la habilidad para crear y emprender con un alimento saludable. A medida que pasaba las pruebas-error, se entusiasmaba más con la idea. Luego invitaba a sus amigos a su casa en Samborondón para hacer una cata del chocolate.

“Tuve que meterme a YouTube y buscar cómo hacer una catación de chocolate”, sonríe. “Hasta que llegué a los sabores que tenían acogida y aceptación”, cuenta Majo, como la llaman algunos de sus amigos.

impanadas

El asesor empresarial que apostó por las empanadas de trigo 'made in home'

Leer más

Finalmente, el resultado fue la creación de una línea de productos de chocolate sin azúcar, con aceite de oliva virgen extra, stevia, vainilla, canela y flor de sal. Sus proveedores de cacao y quienes se encargan de elaborar el dulce, con la fórmula de Majo, que ya ahora era real, son de la provincia de Manabí. 

Una vez elaborado el producto, Majo llamó a su incipiente emprendimiento ‘Kam Cáo’ y lo forró con envolturas amarillas y rosadas, para llamar más la atención. En febrero de 2020 tenía todo listo para iniciar la elaboración en mayor volumen y comercializar su producto, pero entonces llegó la pandemia de la covid-19 y retrasó su proyecto.

“Por eso, luego de un año, y luego de tener los permisos de ley, en febrero de 2021 empecé a vender los chocolates sin azúcar, con marca y todo. Yo inicié ofreciéndolos en mi consultorio, y fue tanto la acogida que otros profesionales entre nutricionistas, odontólogos y más, empezaron a llamar y pedirnos el producto”, recuerda.

También fue a partir de febrero, cuando Majo necesitó ayuda para expandir la comercialización del chocolate, ya que le faltaba tiempo para atender a sus pacientes y dedicarse de lleno a su emprendimiento. Y su hermana, Lissette Viteri, de 39 años, quien es economista y publicista de profesión, era la indicada.

Ricardo Jurado

'Pagar es fácil', la plataforma que le abre fronteras a los emprendedores de Ecuador

Leer más

Con su ayuda, Kam Cáo, el chocolate sin azúcar (que va desde los $ 3,75 a $7), logró ubicarse en tres meses en 10 puntos de ventas, entre consultorios médicos, restaurantes y tiendas de comida gourmet - saludable y gimnasios. Estos son puntos fijos y la mayoría están ubicados en Guayaquil, pero el dulce además es requerido por cientos de personas de diferentes ciudades de Ecuador, e incluso, de otros países.

“Más allá de tener una marca, queremos motivar a la gente a comer sano. Por eso queremos darlo a conocer en todo el país y fuera de él ”, menciona Lissette. “Sobre todo porque ahora la gente tiene más claro que nunca, que la salud es fundamental y busca productos saludables, busca un chocolate sin azúcar”, concluye María José

Las hermanas tienen planeado abrirse nuevos mercados, muy pronto, con nuevas variantes como choco avellana.

Si sabes de un personaje de tu barrio o círculo que todo el mundo debería conocer, escribe a lopezk@granasa.com.ec