Guayaquil

Las festividades saturan de buses dos calles del centro

Desde esta semana, cerca de 600 buses de 19 líneas circulan en Rumichaca. Otras unidades provienen de Colón. La congestión dura al menos 10 horas.

calles centro guayaquil
Malestar. Los usuarios y moradores se quejan por la paulatina saturación de la calle Rumichaca.Jimmy Negrete / EXPRESO
institutos transito estudiantes

El tránsito genera opciones laborales desde las aulas

Leer más

Una mayor carga de buses a la calle Rumichaca y la restricción de unidades urbanas en la Colón mantienen saturada esta zona del centro de la ciudad, al menos durante diez horas diarias.

A los cerca de 390 buses de 13 líneas que circulan por calle Rumichaca se suman otras 180 unidades de seis cooperativas.

La presencia de las unidades de la 2, 52, 55, 85, 141 y C1 (Corredor Vial 1) por esa vía obedece a una resolución de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM). Según la entidad, es para mitigar el impacto vehicular y peatonal en las inmediaciones de la bahía, por las actividades de diciembre.

La ATM resolvió además que Colón se mantenga como bidireccional, desde Malecón Simón Bolívar hasta García Avilés. El tramo es para vehículos livianos. Los automotores con carga pesada solo pueden ingresar de 20:00 a 06:00.

Cinco de las seis líneas se conectan con Rumichaca a través de la calle Colón. La otra lo hace a través de Alcedo. Continuarán con su recorrido por Víctor Manuel Rendón, con dirección al malecón Simón Bolívar. 

Fernando Amador, director de Transporte Público de la ATM, indicó que un estudio técnico determinó los cambios provisionales en las rutas de estas seis líneas, precisamente para evitar mayor congestión.

Usuarios que frecuentan la calle Rumichaca se quejan por la saturación vehicular y la lentitud de los buses, en un tramo de un kilómetro.

La calle Rumichaca se satura cada vez más. Con ello vienen el ruido y el humo. Cada vez es más complicada la circulación, incluso hasta en las noches.

Miguel Suárez,
morador
Avenida 9 de octubre

La calle 9 de Octubre prueba una parcial peatonalización

Leer más

“Basta que uno de los buses se detenga para que otros conductores abusen de la bocina o pretendan rebasar sin medir las consecuencias”, manifestó Carmen Torres, quien desde hace 13 años labora en una ferretería del sector.

Torres ha sido testigo del paulatino crecimiento del tráfico vehicular en la zona. “(Que haya) Más carros significa menos espacio para los peatones. Esperemos que no se permita el ingreso de más buses”, comentó.

Leonardo Bueno, usuario de la línea 2, se quejó por la falta de paradas fijas informativas. Aseguró que “el chofer deja a los pasajeros en donde le da la gana. Faltan más agentes, principalmente en las intersecciones con Colón, 10 de Agosto y otras”.

Mientras, Fernando Gómez expresó su malestar porque desconocía el nuevo recorrido de la línea 85. “La modificación implica que el itinerario de los buses sea más extenso y hay incertidumbre porque no se sabe por dónde virarán. Debe socializarse”, opinó.

Los usuarios también se quejaron por la falta de información de los nuevos recorridos. “Sin importar que es por poco tiempo, lo adecuado es que se coloquen letreros informativos para guiar a los pasajeros, porque el solo dudar genera atraso”, indicó Gabriel Peña, quien tomó un vehículo de la C1 para dirigirse al malecón Simón Bolívar

Amador justificó el desvío de las seis líneas debido a que los pasajeros tendrían mayores dificultades si se hubiera optado por otras arterias, como la José Mascote o García Moreno. Argumentó que “esas vías están distantes del centro, lo que habría obligado a los usuarios a caminar más de lo habitual”.

El funcionario dijo que los vehículos livianos que circulan por Rumichaca y quieren avanzar hacia el malecón Simón Bolívar pueden desviarse por la calle Clemente Ballén.

SugerenciaLos pasajeros solicitan un mayor control en la calle Alcedo, debido a la saturación que se forma cuando giran los buses hacia Rumichaca.