Guayaquil

Fabiana Lando, la viajera que recorre América Latina en bicicleta

Fabiana Lando llegó a Guayaquil después de haber recorrido varios países. Es brasileña y comparte con EXPRESO su experiencia.

1
Fabiana Lando recorre varios países de América en bicicleta.CARLOS YAGUAL RODRÍGUEZ

La semana que llegó al Fin del Mundo estaba devastada. No solo había dado por finalizada una relación de cinco años y medio con el novio con el que emprendió la aventura de recorrer América en bicicleta; sino que la presión de su familia para que vuelva a casa, en Brasil, se había vuelto incontrolable, sobre todo cuando supieron que había decidido continuar la aventura sola. 

Ushuaia es el Fin del Mundo. Una ciudad de Argentina, de la provincia de Tierra del Fuego, conocida así porque se considera "el lugar donde termina la tierra", por cuanto no hay nada más después, salvo la Antártida, a unos kilómetros. Fabiana Lando, quien está en Guayaquil y habló de su aventura, llegó a ese punto del planeta en enero de 2019, seis meses después de salir de su país, el 20 de julio de 2018, cuando decidió convertirse en ‘cicloviajera’. 

docente en bici

Profesores incentivan el uso de la bicicleta para movilizarse

Leer más

Dejó atrás su carrera en Publicidad culminada y el pueblo de 13.000 habitantes que la vio crecer, Marmeleiro. Pero para poder hacerlo vendió chocolates para comprar todo el equipo, convenció a su madre de que la documentación que realizó un año y medio antes sobre cómo no morir en un viaje de estos era óptima y aprendió a armar y desarmar su bicicleta y su carpa de dormir. 

Fabiana Lando
Aprendió a armar su propia carpa durante meses de documentación.Cortesía

Ha atravesado las costas de Brasil, Uruguay, Argentina y Chile. A Quito llegó como mochilera, hace cuatro meses, y desde entonces recorre el país. 

Su equipaje está conformado por kits de cocina, alimentación, manutención básica para la bici, medicinas y miedos. Esos últimos eran los que más pesaban. Cada tanto, la voz de su madre aparecía: "Tienes una soga en el cuello. Te vas a morir. ¿No has visto cómo mueren atropellados esos ciclistas?". Ella respondía, aunque sabía que estaba a cientos de kilómetros y que no la escuchaba: "Sé cuán peligroso es, pero lo quiero. Es mi sueño". 

"Tuve que cortar la comunicación con mi familia y dejar atrás los miedos que me atormentaban. El simple hecho de ser mujer me vuelve más vulnerable en una aventura como esta. Y es cierto, los peligros se multiplican", describe con español claro, aunque por momentos se mezcla con su natal portugués. 

Beatriz Bordes

Beatriz Bordes: “Aumentó la violencia física contra la mujer”

Leer más

Acepta que ha estado en peligro. Hubo momentos de terror y vulnerabilidad. "En una ocasión, en Argentina, cerca de una estación de servicio, varios hombres me miraban como un pedazo de carne. Llegué a pedalear con el cabello y la cara cubiertos, para que no vean que soy una mujer", lamenta. Ecuador le parece uno de los países más violentos cuando habla de acoso. "No hay un día que no encuentre a un tipo con dobles intenciones en la calle. En realidad es lamentable". 

Fabiana Lando
Fabiana vendió chocolates para conseguir dinero para equiparse en el viaje.Cortesía

Enfrentar el machismo es otra carga constante. "Cuando viajaba con mi exnovio y hablábamos de cómo es sobrevivir, todos los aspectos administrativos se los preguntaban a él, como si yo fuera incapaz de tomar decisiones". 

Para su tranquilidad, hay más personas buenas que malas, y en cada punto al que ha llegado también ha hallado a psicólogos improvisados, gente común, que la recibía en las estaciones que agendaba y que supo escucharla a tiempo. 

mujeres solas sororidad

Cinco mujeres solas

Leer más

Su paso por Uruguay, Argentina y Chile, hasta ahora, le dejan recuerdos de un frío extremo en la Patagonia, con vientos que eran tan fuertes que le impedían seguir. Por esto último, al llegar a Bariloche, Argentina, decidió dejar la bicicleta y seguir su ruta como mochilera; pero en cada destino consigue una bici prestada y conoce las urbes que visita en recorridos con este medio de transporte. 

🇧🇷 Confesso que nunca me preocupei pra valer com a alimentação na estrada, mas sentia muita diferença entre um dia que comia bem e outro que comia só porcarias! Os principais pratos eram sopa de legumes, risoto e massa! E o restante do dia barras de cereal, frutas, chocolate, enlatados, pão... comia a cada duas ou tres horas! Já na Patagônia geralmente cozinhava a noite que tinha menos vento e deixava pronto para outro dia, comia fria mesmo porque com o vento era impossível ligar o fogo! Mas algo que sempre esteve presente na bolsa foi o café hahah nas manhãs frias era meu start para começar o dia! ☕️ . 🇺🇾 Confieso que nunca me importé mucho co mi alimentación en el camino, pero sentía una gran diferencia entre un día que comía bien y otro que solo comía comidas malas! Los platos principales eran sopa de verduras, risotto y pasta! Y el resto del día, las barras de cereales, fruta, chocolate, productos enlatados, pan ... ¡comia cada dos o tres horas! En la Patagonia, en general, generalmente cocinaba la noche que tenía menos viento y lo dejaba listo para otro día, comía frío incluso porque con el viento era imposible encender el fuego. Pero algo que siempre estuvo presente en la bolsa fue el café jajah en las mañanas frías fue start del día! ☕️ . . #bikewander #travelbybike #cicloturismo #ondepedalar #cicloviajantes #cicloviajera

741 Likes, 13 Comments - Fabiana Lando Travel (@fabiana.lando) on Instagram: "🇧🇷 Confesso que nunca me preocupei pra valer com a alimentação na estrada, mas sentia muita..."

"Me quedé encantada con Buenos Aires y su estructura urbana adecuada al ciclismo. Conecta toda la ciudad. A Guayaquil le falta mucho trabajar en ese tema", opina. 

Fabiana ofreció una charla sobre su experiencia en un hotel frente al malecón. Su siguiente parada es Colombia. También visitará Bolivia y hará una ruta en bicicleta por el desierto de allá. 

Algunos detalles de su travesía

  • La bici. Fabiana invirtió 2.500 reales brasileños en su bicicleta, esto es 584 dólares. Todo pagado con sus chocolates. 
  • Comunicación. Tiene un grupo en el que permanentemente avisa a su familia a dónde llega y con quién se quedará, por seguridad. 
  • Trabajo. Su viaje comprende varios países. Para subsistir, viaja durante un mes y trabaja otro. También hace marketing digital.