Guayaquil

"El extravío de los cuerpos se dio en los hospitales y morgues, no en los cementerios"

El presidente del Parque de la Paz explica su versión de los fallecidos perdidos. El campo santo cumple su aniversario número 25

FERNANDO FLORES
Fernando Flores, presidente del cementerio Parque de la Paz.Cortesía

Semanas atrás, el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos y la Defensoría del Pueblo anunció que todavía existían unos 68 cuerpos perdidos en Guayaquil, de quienes murieron por coronavirus, durante la cuarentena de esta pandemia, y de este número unos 41 no tienen coincidencia del examen de ADN que se realizaron a los familiares, para poder reconocerlos. Por su parte el Servicio de Medicina Legal, de la Policía Nacional, destacó que han reconocido a 155 de los cadáveres extraviados y que todavía trabajan en los casos. Entonces frente a esta escena se abre la pregunta: ¿qué responsabilidad puede tener un cementerio en estos casos? El presidente del Parque de la Paz, Fernando Flores, aclara este punto a Diario EXPRESO, a propósito del cuarto de siglo de vida institucional de este campo santo.

CUERPOS DESAPARECIDOS (32536307)

Seis meses después aún hay 68 fallecidos por coronavirus sin identificar

Leer más

- ¿Los 25 años son del campo santo de Guayaquil?

- Los 25 años son del primer campo santo que hicimos en la Aurora, que donde empezamos en la industria funeraria.

- En su cuarto de siglo de vida institucional les tocó vivir la cuarentena y todo lo que se dio alrededor de enterrar a las personas que fallecieron por coronavirus, ¿cómo enfrentaron los casos de los cuerpos extraviados?

- El Parque de la Paz sin saberlo durante estos 25 años nos preparamos, fue una situación difícil pero nos agarró con la experiencia operativa y con la puerta física para atender una situación que nadie esperaba. Nosotros en el mes de febrero cuando ya sabíamos de la existencia de una pandemia en el mundo tomamos las primeras medidas, principalmente con nuestro personal dotándoles los equipos necesarios, para evitar un contagio. En las reuniones de trabajo, al interior, decíamos que los trabajadores no se podían contagiar y dadas estas medidas hasta la fecha no hemos tenido contagiados dentro del personal que atendió durante la emergencia por la pandemia. En los hospitales sí se desbordaron en la cantidad de enfermos y de fallecidos. Las morgues de los hospitales no estaban preparadas para el volumen de muertos que se dio, frente a ese escenario crearon las morgues móviles. En este trayecto de manejo de cadáveres se generaron los extravíos, pero esto se dio en los hospitales, en las morgues.

José Alcántaro

Coronavirus en Ecuador: Un hasta luego a través de los funerales virtuales

Leer más

- ¿Por qué la perdida de los cuerpos no se dio en los cementerios?

- Porque en los cementerios recibíamos a los fallecidos con su certificado de defunción. En los campo santos no hubo extravíos de fallecidos. Los extravíos se dieron en los hospitales y en las morgues móviles, porque algunas personas en el desespero de encontrar a su familiar ingresaron en las morgues móviles y eso puede que provocará que alguna etiqueta se desprenda y generó la confusión. Los cuerpos estaban envueltos en fundas y no se podía hacer el reconocimiento físico.

- ¿Qué logística aplicaron frente a la desesperación natural de las personas que fueron a los cementerios buscando información?

- Durante la emergencia de la pandemia atendimos a todos, y sí recibimos a personas que buscaban a su familiar. Entonces se creó la página Web donde el Gobierno puso el nombre de los fallecidos y el campo santo donde estaba el cuerpo.

- ¿Ustedes no tuvieron casos de cuerpos enterrados con nombres cambiados?

- Reitero que todo fallecido que llegó a nuestro cementerio tenía un certificado de defunción, que era con el documento que se entierra a la persona. Ningún fallecido nosotros podíamos hacerle una revisión física, ya venían con un nombre puesto en una etiqueta. Ahora que en algún hospital hicieron mal la etiqueta, no estábamos en capacidad de resolverlo.

La pantaloneta de Dario Pilay

Coronavirus en Ecuador: “A mi primo se lo reconoció por el color de su pantaloneta”

Leer más

- Es importante tener claro este punto, porque todavía hay 68 cuerpos perdidos y los familiares los siguen buscando.

- Es así, en los cementerios recibimos los cuerpos con el nombre que estaba en el certificado que traía y con el nombre que estaba en ese documento se los enterró. El campo santo no elaboraba ese papel, ni era quien enfundaba y ponía las etiquetas, eso se hizo en los hospitales y morgues.

- ¿Cuáles son los planes que tienen, qué inversiones van a realizar?

- Seguimos construyendo bóvedas, la inversión en este año es de unos 500.000 dólares. Estamos construyendo cuerpos de bóvedas para unos 400 o 500 fallecidos. En la Aurora son cuatro cuerpos de bóvedas y otras cuatro, en Pascuales; dos, en Durán; dos o tres, en el Fortín. En los cuatro cementerios durante la emergencia sanitaria por la pandemia de la COVID-19 se enterraron a unas 3.500 personas y siempre el proyecto es reponer el espacio que se va ocupando.