Guayaquil

Chris Canaday: “El manglar es como un jardín de infantes para varias especies marinas”

Estadounidense, residente de Puyo. Es activista ambiental y experto en medición de impactos humanos. Analiza a Guayaquil desde fuera, y envía consejos

Chris Canaday, máster en Conservación y experto en medición de impactos.
Chris Canaday, máster en Conservación y experto en medición de impactos.Blanca Moncada / EXPRESO

Chris Canaday es un biólogo estadounidense que conoció el Puyo hace algunas décadas y decidió quedarse, casarse con Teresa Shiki, una mujer shuar, y abrir un parque ecológico desde donde trabaja. Es activista ambiental y experto en medición de impactos humanos, áreas protegidas, ecoturismo y saneamiento ecológico. Este último punto lo ha hecho trabajar en soluciones ecológicas. Mira con preocupación la falta de prevención y escasa proyección a la sostenibilidad de Guayaquil y, al respecto, ofrece algunas alternativas.

Aspecto. A lo largo de la avenida Barcelona se puede ver, desde el aire, el contraste del desarrollo urbanístico con ramales de manglar existentes.

La regeneración depredó el manglar en el área urbana de Guayaquil

Leer más

¿Cuál es su apreciación de la situación ambiental de Guayaquil actualmente?

Es preocupante. Muchas ciudades están igual que Guayaquil hoy. Organizan sus territorios sin pensar en su entorno natural. Pienso en otros lugares como California, específicamente en San Francisco. Cada zona de la ciudad es aprovechada al máximo y respeta su geografía natural. Es casi inamovible el recurso. Es adonde se debe apuntar.

En Guayarte, una plaza gastronómica construida al pie del Salado, se usan pozos sépticos. ¿Era lo mejor?

No. Y esto es otra generalidad. En ninguna parte del país se tratan de forma adecuada los lodos fecales. Y es incomprensible, porque ahora existen técnicas que permiten un tratamiento de las heces que no afecte al medio ambiente. En el país, casi no hay tratamiento adecuado de aguas servidas. Cuenca es una excepción, tiene atención por lagunas de oxidación en un 90 %. Quito y Loja, parcialmente. Guayaquil tiene problemas. Su situación geográfica hace más grave la situación. Esto se refleja en la contaminación del agua. Hay muchas opciones para mejorar, de todo, menos tubos a los ríos.

En cuanto al tratamiento y prevención de desechos sobre afluentes, ¿cuál es la mejor alternativa que existe?

Cuando dicen en Guayaquil que hacen limpieza, se traduce en quitar la vegetación en algunas zonas. En Holanda hay un grupo ambientalista que recolecta el plástico de los ríos con una burbuja de aire, bombean aire con una manguera (es como barrer desde dentro del agua). La maquinaria no causa estragos ni en los botes ni en la fauna. Eso es aplicable en todos los lugares, podría ser una mejor opción para el golfo de Guayaquil.

manglar 1

Depredadores del manglar y sin freno

Leer más

Guayaquil ahora mismo construye un Plan Maestro que asegura que propiciará sostenibilidad. ¿Qué aconseja a sus creadores?

Hay mucho que se puede hacer. Hay que pensar fuera de la caja, romper esquemas, usar la creatividad. Hay muchas sustancias en las aguas servidas que nadie puede tocar: fármacos, productos de cuidado personal, limpieza, todo vuelve al grifo y no podemos hacer nada al respecto. Debe haber acciones de manera urgente. Hay que proteger riberas, reforestar... La eliminación de manglares ha sido inconsecuente con la realidad. El manglar es como un jardín de infantes para varias especies marinas. Hay que cuidarlo. Guayaquil debe propiciar la protección de la naturaleza e incentivar el ecoturismo urbano.