"En algunos aspectos, la educación presencial no se puede sustituir"

  Guayaquil

"En algunos aspectos, la educación presencial no se puede sustituir"

ENTREVISTA: Roberto Bitar, exprofesor del colegio San José La Salle, de Guayaquil.

Roberto Bitar-Profesor-San José La Salle
Roberto Bitar fue profesor del colegio San José La Salle, de Guayaquil, por 41 años. Se retiró en 2003.Miguel Canales Leon

En un reciente foro sobre la educación del país en el contexto de la pandemia del COVID-19, organizado por la Asociación de Exalumnos Lasallanos de Guayaquil, el profesor jubilado Roberto Bitar manifestaba que, en ciertos aspectos, la educación presencial no puede ser sustituida por la virtual, por lo que esta se debe retomar en cuanto sea seguro hacerlo.

- ¿En qué aspectos la educación presencial no puede ser sustituida por la virtual?

- Usted virtualmente puede transmitir conocimientos, claro que sí. Siempre y cuando los alumnos estén interesados en escucharlo. Recuerde que está tratando con niños, con adolescentes y que la mayoría de ellos tiene su cabecita en otra parte. Presencialmente, el maestro ve las caras, puede ver cómo tenerlos atentos, hacerlos partícipes y de ese modo impartir conocimientos. Eso en cuanto al conocimiento, que es la parte menos importante de la educación. El conocimiento a la larga se olvida. En la clase presencial, además de conocimiento, usted transmite valores y esos son los que valen, los que pegan, los que quedan toda la vida si usted los transmite en debida forma, es decir, con la palabra y con el ejemplo.

- En la educación virtual también se puede hablar de valores a los alumnos. Usted se refiere a algo más intencional del profesor.

- Así es, porque eso demanda mucho más sacrificio, más preparación, más participación del profesor. Por eso yo en broma decía que es verdad que la letra con sangre entra, pero me refería a la del profesor, no a la del alumno, queriendo decir con esto que el profesor sacrificado, que prepara sus clases, que no anda viendo el reloj, que no va solo por un sueldo, sino por esa pasión de transmitir conocimientos, de transmitir valores, para preparar ciudadanos dignos de la patria, eso de allí es más fácil hacerlo presencialmente que virtualmente.

- ¿En todos los niveles de la educación?

- Yo también decía que, por supuesto, si se trata de una maestría, un doctorado, donde estamos hablando de personas de 22 años o más, ellos sí están interesados en las clases y entonces la transmisión virtual tiene muy buen resultado. Lo que no sucede con un niño o un adolescente. Tiene que haber el profesor que lo motiva, que le levanta el ánimo, que le da ejemplo, que le propone ideales, para de esa manera mantenerlo atento, interesado y que se contagie de él. Virtualmente es más difícil.

- En la educación virtual el profesor también puede ver al alumno y dialogar con él. Claro que en el país, en muchos casos los maestros por ahora solo están enviando mensajes por escrito o de voz.

- Lo que se ha hecho ahora en Ecuador no es una clase virtual, es un parche que se tuvo que hacer rápido para poder continuar con las clases. Porque la educación virtual tiene su programa, tiene su método. Tiene una metodología distinta a lo que hemos hecho aquí. Eso no lo hemos preparado porque nos tomó desprevenidos. Si queremos dar educación virtual hay que prepararla. Por supuesto, tendrá buenos resultados en unos aspectos. Pero la educación presencial es imposible de sustituirla en otros aspectos.

- ¿Es imposible de sustituir porque es mejor que la virtual?

- Quiero que esté claro: No es que me opongo a la educación virtual. No me opongo, sino que digo que la otra es mucho mejor, porque no es solo cuestión de darle conocimiento al estudiante, sino de darle virtudes, valores, que es lo que vale en la vida. Los programas son solo lo accesorio para llegar a lo interesante que es adquirir una metodología de trabajo, orden, saber razonar, inducir, deducir, todo aquello son valores que la materia sirve para impregnar en el alumno.

- Por lo tanto, a su criterio, la educación no presencial está bien por la emergencia que vivimos, pero la educación presencial deberá volver porque en algunas áreas no se puede sustituir.

- Así es. Yo no conozco ningún país que tenga solo educación virtual. Lo que debemos hacer en clases presenciales es estar al día en la tecnología y usarla.