Guayaquil

64 pasos elevados de Guayaquil no están asegurados

El Departamento de Obras Públicas del Municipio prevé elevar a 6 metros los nuevos cruces elevados, pero no hay plan para los antiguos.

No hay un seguro para los 64 puentes peatonales que existen en Guayaquil, pero debería haberlo, admite Carlos Vera Mutre, nuevo director de Obras Públicas del Municipio de Guayaquil.

“Yo coincido en que la cultura del seguro, que no es una cultura ecuatoriana, debe ir poco a poco afianzándose acá. (...) No se sabe (cuán fácil o no es asegurarlos), porque no se ha intentado”, manifiesta.

Asimismo, explica que fue fortuita la caída del puente sobre la avenida de las Américas, frente al colegio Simón Bolívar. “No es cuestión del estado de los materiales, ni de la calidad del mismo”, añade.

Dicho puente, colapsado el pasado 2 de diciembre de 2019, medía 4,5 metros de altura, conforme a los datos que facilitó Vera. Al respecto, aclara que la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) ha “establecido regulaciones para que los nuevos pasos se construyan a seis metros”. Sin embargo, descarta que haya un “un plan de reposición” para los ya existentes.

Nelson Álvarez, experto en diseño vial y docente, coincide en que aumentar dos metros de altura a los puentes y mejorar el control de tránsito de los vehículos pesados ayudará a reducir la cantidad de accidentes; pero, afirma, no solo debe aplicarse para los nuevos, sino también cambiar los que ya están construidos. “De hecho, la Asociación de Transportes de Estados Unidos establece un alto de 6 metros con 15 centímetros”.

Según Vera, el departamento de Obras Públicas analizará la construcción de un paso provisional y de uno definitivo. Este último, estimó, estará listo en seis meses, a un costo aproximado de $ 600.000. “Afrontamos los gastos con presupuesto municipal”, pero aparte hay un camino legal independiente contra el responsable, señaló.

Como ejemplo de la nueva altura que tendrán los puentes, cita al nuevo de la avenida Narcisa de Jesús, que también sufrió un daño similar en 2017, cuando lo chocó un volquete con el balde alzado. La reparación de esa infraestructura costó alrededor de $ 100.000.