Deportes

Los vendedores de la avenida Barcelona, grandes perdedores del Clásico

El Clásico del Astillero, centro del comercio en otras ocasiones, hoy no es fue tal, debido a la ausencia de hinchas por la pandemia

Previo-Clásico-Astillero-comerciantes
Silvia Adrián (i) realizó una de las pocas ventas del día a Kevin Oviedo (c), quien acudió a la avenida Barcelona.Freddy Rodriguez

El miedo estaba en el ambiente. Es que los vendedores ambulantes tenían el temor de que los hinchas se acumulen y puedan ir detenidos. Esto, en la avenida Barcelona que está junto al estadio Monumental.

Un gol de Kingsley Coman al borde de la hora partido dio el triunfo ante el París Saint Germain al Bayern Múnich (0-1)

Bayern Múnich suma otra 'Champions' tras vencer al París Saint Germain

Leer más

Lo que antes era un río de gente por entrar a ver el Clásico del Astillero, se diferenció mucho al panorama de hoy.

Apenas estaban cuatro vendedores de camisetas, pero con preocupación. Las ventas se hacían rápido, llegaban los clientes, se bajaban de sus motos o carros, compraban y se iban.

Silvia Adrián tenía una mascarilla color negro, estaba a pocos metros del estadio. Lo único que le pedía a sus clientes era que tengan el tapabocas puesto. Sabía que no acudiría gente, pero las necesidades en el hogar hicieron que vaya a probar suerte en la venta de camisetas, mascarillas y gorras de Barcelona y Emelec.

Previo-Clásico-Astillero-comerciantes
Contraste. Así lucía la explanada del Monumental, imagen poco común en un Clásico. PERIODISTA : JERSON RUIZ FECHA :23 /08/2020 Agencia (ag-extra)Freddy Rodriguez

“Estamos arriesgando, pero las ventas solo son para las personas que vienen de paso, nada más, no se pueden demorar en las compras. Hay que ganarse algo”, expresa doña Silvia.

Recuerda el último Clásico del Astillero del 2019 y la Noche Amarilla de enero del 2020. Dicen que fueron “tremendas” las ventas. Extraña el fútbol con público, porque era una entrada de dinero que tenía con el Ídolo cada 15 días.

Hinchas-Barcelona-Monumental-Clásico

Hinchas ficticios seguirán el Clásico en el estadio Monumental

Leer más

Kevin Oviedo arribó con su esposa y la pequeña Iliana, que no tenía camiseta del equipo. Dice que la bioseguridad es ante todo. “Me faltaba la camiseta para mi hija, pensé que estaban vendiéndola y así ha sido. El partido lo veremos desde la casa”, expresó el hincha que llegó en su moto hasta la av. Barcelona.

Por otro lado, Efraín Quishpe y su hijo Andrew se probaban camisetas en un puesto ambulante, era una camioneta que estaba ubicada frente al Monumental Banco Pichincha, al que ellos califican como el ‘templo’.

“Venimos solo por las camisetas, pero nos vamos rápido a la casita. Solo compramos y nos vamos a preparar para ver el partido por televisión”, expresó Efraín, mientras su hijo Andrew, comentaba que todos los hinchas que se acercaron también a comprar, debían de tener la mascarilla puesta, pero se habían olvidado.

Gabriel Espinoza, un fanático amarillo que nunca ve los partidos del Ídolo debido a que siempre cuida carros, se acercó hasta el estadio y con tristeza manifestó: “La vida nos ha cambiado, llevo siete meses que no sé lo que es ganarme un dinero con los partidos. Extraño el fútbol con fanáticos. Me hacía mis 40 dolaritos, eso era mucho dinero para mí y ahora no hay”.

Gabriel se lamentaba que el fútbol sin afición, ha dejado a mucha gente sin tener un dinero extra, para completar la semana.

“En mi caso, yo laboraba en los dos estadios, cada fin de semana y he perdido unos 200 dólares al mes, que servían para los estudios de mis hijos”, dijo el cuidacarros.

Así fue el ambiente fuera del Monumental, en el primer Clásico del Astillero, en la era del COVID-19.