Roberto Ibáñez: “El Yeyo Úraga se va a entregar este año”

  Deportes

Roberto Ibáñez: “El Yeyo Úraga se va a entregar este año”

Federación Deportiva del Guayas vuelve a tomar las riendas del histórico estadio de béisbol guayaquileño, tras un fallido plan de remodelación

Yeyo Uraga 2022
El estadio fue inaugurado en 1965 y fue sede del Sudamericano que Ecuador ganó en 1966. Tiene más de 10 sin actividad.Álex Lima / Expreso

El acuerdo era un convenio de corresponsabilidad. Bajo esa figura, la Federación Deportiva del Guayas le concedió en febrero de 2021 las atribuciones de la remodelación del estadio Yeyo Úraga al entonces Comité Provincial de Béisbol, hoy Asociación, que finalmente no se dio.

Pese a que el escenario no dejó de ser propiedad de Fedeguayas, el control del proyecto pasó a manos del comité respaldado en un plan en el que “figuraron un sinnúmero de marcas” que por la pandemia abortaron la misión. Este miércoles 9 de marzo, tras la publicación de Diario EXPRESO, el titular de la matriz provincial del deporte explicó la situación detallada del emblemático estadio de béisbol guayaquileño que empieza a tener muestras de solución.

Yeyo Uraga 2022

Yeyo Úraga, de espera en espera

Leer más

“Hoy (miércoles) tengo la reunión con el ingeniero que nos va a entregar los presupuestos donde conoceremos en qué tiempo entregar el estadio... Si bien es cierto no estaba en nuestra planificación, buscaremos el financiamiento y vamos a empezar a trabajar. Lo que sí puedo adelantar es que el Yeyo Úraga se va a entregar este año”, precisó Ibáñez.

El dirigente, quien ya ha entregado otros escenarios emblemáticos remodelados como el estadio Modelo Alberto Spencer, el coliseo Voltaire Paladines, así como escenarios de judo, tenis de mesa, entre otros, fue tajante al describir que Jack Aragundi, presidente del antes comité y de la ahora asociación, fue “el único en hacerse cargo del Yeyo cuando nadie quiso hacerlo”; sin embargo la COVID-19 le jugó en contra.

“No es que no se hizo nada. Se empezó con los trabajos desde cero, analizando el terreno, el drenaje, y se topó con un estudio de que la cancha está varios centímetros (entre 50 y 80) por debajo de la calle, algo que iba a incrementar el presupuesto que en pandemia eran palabras mayores. Como resultado, el tiempo de entrega de la obra (120 días) se prolongó y los inversionistas desaparecieron”, enfatizó.

Ibáñez explica que Fedeguayas lleva a cabo un modelo con varias asociaciones en las que ellos se hacen corresponsables con la matriz provincial que administra los escenarios con el objetivo de que puedan tener autogestión y así poder reinvertir en su infraestructura o en el fomento del mismo deporte. “Aún queda mucho trabajo por hacer”, apostilló.