Deportes

Rafael Correa y Nassib Neme, amigos por Emelec

La amistad entre el exmandatario y el presidente del Bombillo se afianza a partir del 2009, coincidiendo con el regreso del directivo a la tienda millonaria 

Correa-Emelec-préstamo-Neme
Rafael Correa, con la camiseta de Emelec, junto a Nassib Neme, presidente azul.Archivo

Emelec es el lazo afectivo que une al expresidente de la República Rafael Correa con Nassib Neme, titular del Bombillo. Y es que desde el 2009, año en que el empresario guayaquileño volvió a la dirigencia del cuadro eléctrico tras haber formado parte de la misma entre 1988 y 1993, ambos tienen una fluida relación de amistad.

Rafael-Correa-Emelec-Préstamo

Emelec, la larga sombra de un préstamo

Leer más

Las múltiples conversaciones de ellos parten de ahí, como eje principal, además de hablar de varios temas relacionados al mundo del balompié.

No obstante, en diciembre del 2008, el actual presidente del club deportivo guayasense formó parte de una delegación de empresarios que acompañó al primer mandatario de ese entonces a Irán, con el fin de estrechar relaciones comerciales en ese país.

Ese pudo haber sido el punto de partida para que Correa y Neme comiencen a hablar con mayor frecuencia de situaciones inherentes al fútbol y a la pasión compartida por el Bombillo. Esta relación empezó a afianzarse solo un mes después de ese periplo por Medio Oriente, cuando el presidente de Ecuador entre el 2007 y 2017 y quien fuera nombrado titular de la comisión de fútbol azul en 2009, iniciaron su amistad. La cercanía entre ellos coincide con el regreso del dirigente a Emelec, precisamente en enero, cuando Correa ya mostraba su deseo natural como hincha de que Emelec sea campeón, esto en charlas con el directivo.

Fue a solo unos pocos días de que Neme asuma su cargo que Juan José Correa, sobrino del expresidente de la República, llegó a probarse con la plantilla del representativo millonario. El hijo de Fabricio Correa, hermano de Rafael, incluso viajó con la nómina de jugadores a una pretemporada a Punta Carnero. La estancia del pariente del exmandatario no duró mucho, pues no formó parte de la plantilla que participó en el campeonato nacional de aquella temporada, sin embargo gozó de una oportunidad que pocos tienen.

Neme pasó a tomar las riendas de la presidencia del conjunto guayaquileño en el 2011, siempre con un fluido diálogo con Correa, pero recurrentemente vía telefónica, como reconoció en su momento el dirigente eléctrico.

Sus encuentros personales cuentan que se limitan a las reuniones que se han dado por temas deportivos en el Gobierno Zonal de Guayaquil o los recibimientos en Carondelet agasajando a Emelec, como el expresidente de la República lo hacía también con equipos como Barcelona, Liga de Quito, entre otros.

Lo que tal vez no hacía en las visitas de otros clubes sí lo hacía con Neme, que era mostrarle su apoyo ante el desempeño de algún entrenador. Ambos compartían el gusto por Jorge Sampaoli y Gustavo Quinteros, aunque no siempre coincidían, en temas relacionados al equipo, donde sí lo hacían era en el estadio Capwell, cuando Correa era uno de los invitados a la suite del presidente de Emelec a partidos claves, uno de ellos el que se jugó el 21 de diciembre del 2014, cuando el Bombillo le ganó la final a Barcelona por 3-0, además de ser fijo en los festejos de los cetros en la Parrillada del Ñato.

ESTADIO_CAPWELL_1

Emelec no fue el único club que recibió ayuda

Leer más

Correa no solo iba a la Caldera cuando jugaba el equipo de sus amores, también fue a ese estadio el 18 de agosto del 2016, para realizar un recorrido y presenciar el avance de las obras de la remodelación del escenario deportivo de los millonarios, que se hizo en parte con un crédito durante el mandato de Correa del Banco del Pacífico, institución bancaria de la que el Estado es accionista, por $24’312,786.01, de los cuales aún tiene una deuda de $12’068,795.40 y con $0.00 de saldo por vencer, según Neme, en respuesta a las declaraciones del presidente de la República, Guillermo Lasso, sobre esta deuda que manifestó enfático: “van a tener que pagarlo porque es dinero de todos los ecuatorianos”.