Sin público y sin el triunfo

  Deportes

Sin público y sin el triunfo

Barcelona empató con Liga (P) en un estadio Monumental a puerta cerrada por el primer caso de coronavirus en Ecuador.

Foto de Sistema Grana (31325422)
Esteban Dreer, golero de Liga de Portoviejo, intenta contener un balón en medio del acecho de los jugadores de Barcelona. Como fondo, las solitarias graderías del Monumental.Amelia Andrade

El ambiente dentro y fuera del estadio Monumental no fue el de otras ocasiones. Es que debido al primer caso de coronavirus confirmado en Ecuador, las autoridades de los ministerios de Salud y de Gobierno prohibieron eventos masivos en Guayaquil y Babahoyo. Por ello, el partido entre Barcelona y Liga de Portoviejo se jugó a puerta cerrada.

El duelo, que terminó 1-1, tuvo como espectadores solo a los directivos de ambos clubes, los jugadores y personal de los elencos, además de periodistas.

SS Lazio vs Bologna F (31320401)

Felipao celebra su partido 100 con triunfo

Leer más

Pero hubo hinchas a los que no les llegó la noticia de la prohibición de ingreso y que se enteraron cuando ya estaban afuera del escenario deportivo. Uno de ellos fue Jacinto Guerra, de 64 años, quien cuando llegó al Coloso del Salado se sorprendió porque la av. Barcelona estaba vacía. “Cuando me bajé del bus y vi a mi alrededor pensé que me había equivocado de día, porque estaba muerto el lugar”, comentó.

Don Jacinto recordó que cuando salió a las 10:00 de su natal Puente Lucía, en Guayas, junto a su amigo Jefferson Chiriguayo, no se había prohibido aún la asistencia de público al partido. Incluso, mientras desayunaba escuchó las noticias deportivas por la radio y no se habló sobre ningún comunicado. “Recién supe que no se podía entrar al estadio cuando le pregunté a una señora, por ella me enteré. Por suerte no había comprado el boleto. De lo contrario, perdía la plata”, dijo entre risas Guerra.

Foto de Sistema Grana (31325423)
Cristian Colman se lamenta luego de perder una oportunidad de marcar ante Liga de Portoviejo.Amelia Andrade

La vendedora de alimentos Clara Almada, de 61 años, a las 17:00 tuvo que botar a la basura una olla de guatita y una de tallarín porque se había quedado varada con su negocio y la comida se había dañado.

Almada instala su puesto afuera del Monumental desde las 08:00 cuando juegan los toreros y recién a las 11:00 se enteró de la prohibición de ingreso de hinchada por el coronavirus.